Aproximación al «Quijote»

Estándar

rileyEdward C. Riley (1923 – 2001) fue un excelso hispanista y cervantista del siglo XX cuyos estudios sobre el Quijote se han convertido en insignia clave para entender la obra maestra de Cervantes. Su gran obra cervantina Teoría de la novela en Cervantes (1962) está sintetizada en el sexto capítulo de esta aproximación al Quijote. Entre sus aportaciones a los estudios cervantistas cabe destacar la Suma cervantina (1973) y su contribución a la edición del Quijote del Instituto Cervantes (1998). Su último trabajo La rara invención: estudios sobre Cervantes y su posteridad literaria (Crítica, 2001) recoge una serie de gran aportes hacia la figura y obra de Cervantes (Riley, 2004).

Introducción al «Quijote» puede articularse en tres bloques y un epílogo. El primero trata sobre la biografía de Cervantes (Capítulo 1 y 2). Acto seguido, Riley inicia un segundo bloque centrado en las dos partes de Don Quijote de la Mancha (Capítulo 3, 4, 5, 7, 8, 9). En esta ocasión, se analiza aspectos generales como los orígenes de la obra o su estructura. Posteriormente, se realiza una interpretación de la novela en el tercer bloque (Capítulo 6 – 14). En este apartado se examinan las técnicas narrativas empleadas en el Quijote. Asimismo, se explica a través de los personajes como sucede en el capítulo 13. Por último, en el epílogo se habla de la difusión y del legado del Quijote (Capítulo 15).

A continuación, profundizaré sobre el sexto y el décimo capítulo de este trabajo. El capitulo 6 «La teoría literaria» trata sobre el debate entre poesía e Historia a la luz de algunos pasajes del Quijote. Riley inicia este tema comentando la discusión entre el canónigo de Toledo y don Quijote sobre los libros de caballerías. Por un lado, el canónigo representa la opinión que tenían moralistas, humanistas y clérigos sobre el género caballeresco (Riley, 2004: 84). El canónigo reprocha el género caballeresco por su escritura quimérica y por su irrealidad. Según él, si lo primero se solventase estos libros podrían adoctrinar. Lo segundo puede inflamar las pasiones y provocar que los simples confundan poesía e Historia como le sucede a don Quijote (Riley, 2004: 84 – 85). Según Riley, el canónigo es la voz de la razón de Cervantes. Esta afirmación es coherente ya que es probable que Cervantes odiase y amase los libros de caballería.

flickr-2299956515-original

Por su parte, don Quijote defiende fervientemente el género caballeresco por varios motivos. Antes de presentarlos, cabe entender su locura. Ésta se fundamenta en la confusión entre poesía e Historia causada por la excesiva lectura de los libros de caballería. Asimismo, don Quijote decide restaurar la caballería andante imitando a sus héroes. Según Riley, esta emulación procede de la educación renacentista como puede verse en Il Cortegiano de Castiglione (Riley, 2004: 82 – 83). En su discusión con el canónigo, don Quijote arguye que el género caballeresco es veraz, puesto que es leído por todo el mundo con sumo placer. Este argumento se sostiene por el gusto del público y no por cuestiones de veracidad (Riley, 2004: 91). A pesar de que Riley no se posicione sobre esto último, es posible que el razonamiento de don Quijote responda al gusto del público por este género.

Conjuntamente al episodio del canónigo, Riley destaca el diálogo entre Sansón Carrasco y don Quijote que se da al principio de la Segunda Parte. En él, el autor señala como Cervantes vuelve sobre la polémica en torno a los libros de caballerías. En esta ocasión, don Quijote duda sobre la piedad de Eneas y la prudencia de Ulises. En clave quijotesca, esta afirmación pondría en duda la veracidad histórica ya que don Quijote no distingue poesía de Historia. A su vez, este guiño enlaza con una atrevida observación de Riley. Él sostiene que el personaje histórico y el personaje ficticio existen porque alguien los ideó. A modo de ilustración, da el ejemplo extremo de 1984, de George Orwell donde la Historia se reinventa constantemente. En este caso, la Historia se toma como verdadera aunque haya sido inventada. Sin embargo, este ejemplo es demasiado radical para compararlo con Cervantes.

Volviendo al diálogo entre Sansón Carrasco y don Quijote, cabe señalar la distinción entre el ser (Historia) y el debería ser (poesía). Esta dicotomía incide en la capacidad cronística de la Historia y la facultad creadora de la poesía. Por tanto, se puede interpretar que Cervantes distingue perfectamente Historia y poesía. Por su parte, Riley señala que la Historia se puede contaminar con poesía. Es decir, la veracidad puede estar disfrazada de ficción. En suma, todo lo comentado respecto a este capítulo navega hacia una misma meta. Ésta es la distinción clara entre poesía e Historia fundamentándose en la veracidad.

Don_Quijote_de_la_Mancha_monumento - copia

En el capítulo 10 «El regreso de los héroes» Riley trata sobre la evolución de don Quijote y Sancho Panza en la Segunda Parte de la novela. Por un lado, don Quijote desarrolla un humor melancólico y posteriormente, recupera la cordura en su lecho de muerte. Por su parte, Sancho cobra mayor protagonismo y se vuelve algo prudente tras gobernar la ínsula Barataria. A su vez, ambos personajes se contaminan entre sí. Es decir, don Quijote empieza a creer en agüeros mientras que Sancho quijotiza su lenguaje en algunos aspectos. Riley señala que esta pareja de personajes es querida por su camaradería como sucede con Sherlock Holmes y Watson. Este aspecto es visible en la Segunda Parte de la novela donde la visión de ambos es sensiblemente más similar (Riley, 2004: 131).

En el caso de don Quijote, su progresión gira en torno a su locura. Es decir, la evolución de su enfermedad es la que determinaría la del personaje. Sin embargo, este no es el único factor que provoca la melancolía, la desilusión y la posterior muerte de don Quijote. Hay otro elemento a tener en cuenta para entender el cambio que sufre don Quijote en la Segunda Parte de la novela. Éste es el de la experiencia. A lo largo de sus tres salidas, don Quijote protagoniza o testimonia una serie de situaciones rocambolescas. A través de estos sucesos, don Quijote aprende a ser  cauteloso con lo que cree ver. Este camino hacia la prudencia se da sobre todo en la Segunda Parte, especialmente en la cueva de Montesinos y en Barcelona.

Por un lado, en la cueva de Montesinos, don Quijote se da cuenta de forma inconsciente de sus limitaciones. Por ejemplo, no puede salvar a los personajes encantados de la cueva como sí sabría hacer un verdadero caballero. Por tanto, esta limitación mella en don Quijote fraguando melancolía, dudas y tristeza en su ser. Por otro, en Barcelona don Quijote, sembrado de dudas, le pregunta a la cabeza parlante de Barcelona sobre sus aptitudes hacia la noble orden de la caballería andante. Asimismo, la derrota ante el Caballero de la Blanca Luna cristaliza esa imagen de abatimiento. En este sentido, Riley no incide en el valor que tiene la experiencia de ver mundo para don Quijote. En cambio, sí denota como un hombre que vivía encerrado en su mundo interior decide exteriorizar su pasión caballeresca en su propio pellejo enfrentándose al molino de viento de la realidad que lo arrolla con fuerza.

En este capítulo, Riley también destaca la evolución de Sancho en la Segunda Parte. Sin embargo, Sancho más que progresar, cobra mayor protagonismo. Como señala Riley, esto es visible durante el gobierno de la ínsula Barataria. En su mandato, Sancho destaca por su locuacidad, audacia y sobre todo por engarzar refranes. Estos rasgos son visibles a lo largo de toda la obra en mayor o menor medida. Si don Quijote aprende de la experiencia en sus viajes, Sancho aprende a ser discreto y prudente a base de golpes. Los ejemplos más evidentes de esta doctrina violenta se hallan en el manteo de Sancho y en la contienda de la ínsula. Esta última provoca la huída de Sancho que descubre una valiosa lección: el poder duele.

Don_Quijote_de_la_Mancha - copia

Bibliografía

RILEY, Edward C., Introducción al «Quijote», Crítica, Barcelona, 2004.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s