Firmamento acústico

Estándar

cielsCinco investigadores de élite, aislados del mundo, son contratados por la organización internacional Sócrates para evitar un ataque terrorista inminente. Tras meses de trabajo, han interceptado varias conversaciones telefónicas donde se escucha a cientos de jóvenes de todo el globo que denuncian la realidad en la que viven. Descifrar los mensajes recopilados es tarea del criptógrafo Valéry Mason. Sin embargo, se suicida dejando como legado las pistas para resolver el enigma en el que trabajaba. Por su parte, sus compañeros afrontarán su pérdida de formas distintas. El dolor, la incomprensión, la rabia y la tristeza convivirán con ellos. Su puesto lo ocupará su antiguo alumno Clément Szymanowski, que no es bienvenido en el equipo. Este drama de Wajdi Mouawad está narrado a través de las nuevas tecnologías que son la paleta de colores en la que se plasma este cielo nublado.

La Biblioteca Nacional de Catalunya se viste de aparatos electrónicos, piedras y estatuas, deshumanizando el escenario. Esta propuesta escenográfica tiene como eje los efectos audiovisuales realizados por Cisco Isern, que consiguen que el espectador se sumerja en la sinergia producida por grabaciones, vídeos y proyecciones. Lo más impactante de estos recursos son las voces denunciantes que capta el grupo antiterrorista y que se superponen entre ellas formando un firmamento acústico que lo envuelve todo. Por otro lado, la interpretación actoral se desdobla porque es visible en el escenario y en los vídeos. A su vez, ambos medios se sincronizan difuminando las fronteras del teatro, lo cual provoca que el espectador contemple varios focos de atención.

Si la tecnología colorea Cels, la tragedia humana es el lienzo sobre el que se trazan la muerte y los conflictos intergeneracionales. El punto de inflexión que los une son los vídeos codificados que graba Valéry Mason antes de quitarse la vida. Sus investigaciones combinan un cuadro de Tintoretto, poesía, matemáticas y códigos lingüísticos que sólo entiende Szymanowski. La convergencia de estos elementos será la clave para comprender la matanza a evitar. El camino para conseguir detener el baño de sangre está lleno de conflictos emocionales entre los personajes que, cansados de su aislamiento, quieren terminar con esta situación. El único que se sumerge en el trabajo de Mason es su alumno Szymanowski quien usa su dolor y su tristeza como fuerza para esclarecer por qué su maestro hizo lo que hizo.

60515

Eduard Farelo (Clément Szymanowski). Fotógrafo: Bito Cels.

Asimismo, destaca la interpretación de Eduard Farelo en este papel. En todo momento, su voz y sus gestos reflejan la motivación que siente un alumno para saber la razón por la que su mentor renunció a la vida. En concreto, me asombró la sorpresa que expresa su rostro cuando descubre los lazos que unen la muerte de Valéry con el caso que está investigando. Pura poesía facial. Por otro lado, Dolorosa Haché, interpretada por Màrcia Cisteró, refleja dolor, pena y desesperación por haber perdido recientemente a un ser querido. A su vez, Cisteró transmite magistralmente la amargura de una mujer destrozada que tiene que anteponer su trabajo a sus sentimientos. Rabia, ambición e impotencia resaltan en Charlie Eliot Johns, Vincent Chef-Chef y Blaise Ceinter respectivamente. Ellos protagonizan uno de los conflictos intergeneracionales de Cels. Los jóvenes querrán sobrepasar a los mayores como sucede en la relación entre Chef-Chef y Ceinter. Esta lucha de poder destemplada llega a su punto álgido cuando Chef-Chef, interpretado por Ernest Villegas, comprende las consecuencias de sus órdenes.

Una decisión repercute en el tiempo llegando a las nuevas generaciones. Ellos son hijos de la sangre del pasado, nubes de un cielo escarlata. Su voz es recogida por los investigadores del grupo Sócrates. Su inconformismo es la mecha que enciende los actos terroristas que se anuncian en la obra de Wajdi Mouawad. El dolor, la incomprensión, la rabia y la tristeza que el autor libanés expresa son las venas que estimulan la propuesta teatral de Oriol Broggi. Él reinventa las fronteras del teatro con un montaje audiovisual y una cantera de actores que llegan al límite del cielo.

60511

Grupo antiterrorista. Fotógrafo: Bito Cels.

Cels, Wajdi Mouawad.

Traducción: Cristina Genebat.

Dirección: Oriol Broggi.

Intérpretes: Xavier Boada, Màrcia Cisteró, Xavier Ricart, Eduard Farelo y Ernest Villegas.

Iluminación: David Bofarull.

Sonido: Damien Bazin.

Audiovisuales: Cisco Isern.

Voces en off: Àlex López, Alfons Nieto, Anna Castells, Clara Segura, Cloe Cortina, Kamiran Haj Mahmud, Laia Battestini, Maja Stibilj, Marta Figueras, Marta Marco, Montse Vellvehí, Pau Poch y Pol Corredoira.

Vestuario: Berta Riera.

Escenografía: Oriol Broggi.

Producción: La Perla 29.

Lugar: Biblioteca Nacional de Catalunya (18 de junio de 2014 – 27 de julio de 2014).

Duración: 130 minutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s