El otro lado de las cosas

Estándar

El desorden de tu nombreJuan José Millás (Valencia, 1946) es escritor y periodista cuya sexta obra El desorden de tu nombre (Alfaguara, 1986), traducida al francés, al inglés, al alemán, al italiano, al sueco, al danés, al griego, al turco, al portugués y al holandés, narra la crisis de los cuarenta que experimenta Julio Orgaz quien, pese a estar a punto de obtener un ascenso en la editorial donde trabaja, se siente frustrado porque a su edad aún no ha logrado hacer realidad su sueño de ser escritor. Su insatisfacción la alivia en sesiones de terapia con el psicoanalista Carlos Rodó a quien le cuenta todos los detalles de su vida salvo la relación que mantiene con Laura, una mujer casada, que le recuerda a su amante difunta Teresa Zagro. En ocasiones, Julio nota la presencia de su otro yo que escribe novelas mientras él valora las de otros autores en su trabajo. Esta sensación de otredad lo llevará a redactar un texto titulado El desorden de tu nombre que está protagonizado por un hombre cuya experiencia vital es similar a la suya.

Cuando una persona tiene más pasado que futuro echa la vista hacia atrás para analizar sus aciertos y errores de juventud, lo cual puede desembocar en un descontento hacia el presente debido a las metas inalcanzables que nunca se cumplieron. Esto es lo que sucede a Julio Orgaz, un empleado de una editorial cuya tarea en la empresa es la de valorar los manuscritos de otros autores. En lugar de desempeñar esta labor, él prefería escribir obras literarias. Alcanzados los cuarenta, todo lo que quiso ser y no pudo ser le pesa como si cargara un cadáver a sus espaldas. Julio siente que debe superarlo antes de hundirse en el fondo de una botella de alcohol. Para ello, asiste a la consulta de un psicoanalista donde expulsará sus demonios internos. Gracias a estas visitas quedará prendido de Laura con quien tendrá una aventura amorosa que, junto a la terapia, le transformarán en otra persona.

Laura es una mujer desdichada cuya única función en su matrimonio es la de procrear y ser ama de casa. Al iniciar su aventura con Julio, este despierta en ella una pasión dormida tras años siendo el florero de su marido. Por su parte, a Julio la relación con Laura le recuerda al principio a su pasado amorío con Teresa a causa del cual se divorció de su mujer dejando a un hijo con un padre ausente. Uno de los fundamentos del affaire entre Julio y Laura es el sexo. En la mayoría de ocasiones, lo practican de forma suave, salvaje, apasionada o frenética. No importa el lugar porque la atracción que existe entre ambos es superior a ellos. Sus encuentros no sólo se cimientan en el sexo sino también en las charlas post-coito donde los dos amantes exhaustos por la catarsis sensorial que acaban de experimentar están más receptivos a pensar en voz alta y contarle sus planes e ideas al otro. La infidelidad en esta novela, aunque podría tener un protagonismo absoluto en la trama, pasa a segundo plano ya que la historia gira más entorno a la crisis identitaria de Julio que a las consecuencias de ser el amante de una mujer casada.

En este sentido, apenas se profundiza en la figura del esposo de Laura en su papel de marido traicionado consiguiendo que esta obra no se convierta en un drama romántico, lo cual favorece su desarrollo. En su lugar, Carlos, marido de Laura y psicoanalista de Julio, actúa como un hombre triunfador de mediana edad que está a punto de ser ascendido y lograr un estatus social aún superior al que ostenta. En las sesiones con su psicoanalista, Julio le habla de prácticamente toda su vida salvo lo que concierne a Laura. De este modo, el editor se desahoga con el doctor que actúa como un catalizador en las charlas que sostiene con su paciente consiguiendo que este supere el bache existencial en el que se encuentra. Al descubrir que Julio ha seducido a su mujer, Carlos decide imitar a su rival en el amor e intenta reconquistar a Laura fracasando en el intento a la vez que su carrera se detiene en un punto muerto. Pese a que la situación laboral de los dos hombres sea similar, su desarrollo es distinto porque sólo uno consigue lo que anhela en el ámbito profesional y sentimental.

Aunque Julio se desahogue en las charlas con su psicoanalista y los encuentros sexuales con Laura, sigue siendo perseguido por los errores del pasado como el fantasma de Teresa o la melodía de «La Internacional» que periquito del editor canta cuando quiere. Sólo podrá avanzar cuando se deshaga de estos dos lastres que regresan a la mente de Julio atormentándole por lo que pudo haber sido. A modo de espejos de Julio, este mantiene una conversación con Orlando Azcarate cuyo libro de cuentos debe valorar para publicarlo o no y con su viejo amigo Ricardo Mella. El primero simboliza lo que Julio pudo haber sido y el segundo representa lo que podría ser si se diese una segunda oportunidad como autor de ficción. Por ello, los dos hombres son proyecciones de los caminos que podría haber llevado Julio si no fuese editor.

La suma de las interacciones que tienen estos cuatro personajes con Julio le llevan a redactar una novela titulada El desorden de tu nombre donde narra los acontecimientos que le rodean como si él mismo estuviese dentro y fuera de su propia historia convertida en ficción. A partir de este punto se desdibuja la línea entre realidad y ficción de la obra dando paso a una metaficción en la que lo que sucede en la obra de Julio ocurre en su vida y a la inversa. En este juego metaliterario confluyen dos niveles de ficción en un solo que se sincroniza hasta el final de ambas historias.

Laura resultante interesante a Julio porque le recuerda de algún modo a Teresa cuando inició su relación con la esposa de su psicoanalista, lo cual resalta el hecho de que en la mente de Julio ambas amantes se fundan en una sola mujer. Por otro lado, Julio siente que otra persona procedente del otro lado de las cosas ocupará su cuerpo cuando se resfría al inicio de la obra. Este espacio parece ser el mundo que se encuentra al otro lado del espejo donde habita el otro Julio o de donde procedía Teresa Zagro cuyo apellido forma un palíndromo con el de Julio Orgaz. De este modo, se mezclarían personajes y vocablos como hace Laura en su diario cuando combina el inicio y el final de palabras creando así nuevos términos de nuevas realidades salvo en el caso de “corazón y razón” que siempre dan el mismo resultado. Este método de barajar palabras como si se tratara de un juego de cartas podría aplicarse al título de la novela que hace referencia al nombre de Laura que pertenece a la amante de Julio, al personaje femenino inspirado en ella que aparece en la novela de Julio y a la mujer de Ricardo Mella. En este caso se entremezcla el nombre de tres mujeres que junto a Teresa podrían ser la misma.

A los cuarenta años un hombre atormentado por su pasado decide buscar alivio conversando con hombres similares a él y amando a mujeres que le hacen sentir joven de nuevo aunque procedan del otro lado de las cosas. Éxito y fracaso, pasión y adulterio, amor y razón se revuelen en El desorden de tu nombre.

Juan José Millás

Anuncios

»

  1. Gracias. En esta novela Millás no se extiende en el triángulo amoroso pero tampoco profundiza mucho en qué es el otro lado de las cosas del que habla y que, a mi parecer, enriquecería mucho la trama. También es posible que presentar estos aspectos y otros sin ahondar en ellos dé pie a que cada lector haga una interpretación de los mismos. Te recomendaría alguna otra novela de Millás pero esta es la primera y única que he leído suya.

  2. Un buen resumen de la obra. Y me quedo con el hallazgo de que Orgas y Zagro son palíndromos. Nunca lo noté durante la lectura.

    Este es el tercer libro que me leo de Millás, pero su primera novela. Y la verdad no cubrió todas mis expectativas. Un poco ligera para lo que la trama proponía, aunque como tú mencionas, se agradece que no se extendiese a partir del melodrama barato y repetido del triángulo amoroso. Ya me daré otra oportunidad con alguna otra novela de Millas más adelante. ¿Recomiendas alguna?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s