Competir en un mundo de hombres

Estándar

populaire-cartel-1-labutacaPopulaire (Les Productions du Trésor, 2012), ganadora del premio del público a la mejor película de ficción del quincuagésimo sexto Festival de Cine de San Francisco (2013), está ambientada en la Francia de 1958 donde las mujeres soñaban con ser secretarias. Este trabajo les permitía sobresalir en un mundo gobernado por hombres. A su vez, en esta época existían certámenes de mecanografía donde competían las mejores secretarias. Bajo este contexto, la ópera prima del director francés Régis Roinsard nos presenta a una joven torpe, Rose Pamphyle, que tiene un gran talento para escribir a máquina.

Este filme es mucho más que una comedia romántica, ya que en este filme predomina el espíritu competitivo. Rose vive en un tiempo en el que la mujer queda relegada a tareas domésticas y reproductivas. Sin embargo, ella quiere romper esa tradición. Por ello, aspira a ser secretaria para descubrir lo que hay más allá de su pueblo. No obstante, sólo cumple un requisito para lograr tan deseado trabajo. Mecanografiar. Su soltura ante el teclado le abrirá las puertas del mundo exterior aunque sólo escriba a máquina con el dedo índice de cada mano. Por tanto, su primera meta es conseguir teclear con diez dedos. El talento, si no se trabaja, se desvanece. Para evitar que esto suceda, hay que entrenar con tesón y perseverancia. Tecla a tecla, Rose va afinando su técnica gracias a su maestro Louis Échard. Él la introduce en los concursos de mecanografía donde ella tendrá que demostrar su valía. Por otro lado, su entrenador la prepara duramente para alcanzar su objetivo. Ganar.

Prepararse físicamente para una competición es un lugar común en el cine. Aun así, la historia narrada en este largometraje es singular porque nos muestra a una chica rubia, de pueblo y buena para nada que se convierte en una atleta. Rose, antes de ser entrenada por Louis, jamás se había planteado destacar en ningún campo. Pese a ello, logra ser la que teclea más rápido debido a su ambición y al trabajo duro. No importa su semblante torpe ni su falta de experiencia deportiva porque sabe mecanografiar mejor que nadie. Louis, al percibir esta habilidad en Rose, decide perfeccionar la desenvoltura de la chica. De este modo, forma a una atleta que cree en su destreza ante la máquina de escribir.

En el pueblo de Rose, las mujeres carecen de voz y de oportunidades. Siempre dependen de un hombre ya sea su padre o su marido. Sin embargo, Rose tiene el valor para cambiar su rol en la sociedad, ya que se convierte en popular al vencer el certamen de mecanografía nacional. Esta victoria hará que todo el mundo la vea como un ejemplo a seguir. Ella es la prueba de que una mujer puede tener éxito igual que un hombre. En 1958, figuras como la que ella representa eran inspiradoras. Por su parte, Rose no se considera un símbolo de la lucha por la igualdad entre sexos. En su lugar, ella sigue los consejos de su maestro para seguir mejorando su entrenamiento. A su vez, su espíritu competitivo nace de la confianza que Louis deposita en ella. Para Rose, mientras él esté con ella, nada ni nadie podrá detenerla. Así pues, la relación maestro-estudiante es la clave del éxito de Rose.

El desarrollo del personaje de Rose Pamphyle es interesante porque supera todas las dificultades que hay en su camino para ser la mejor. No lo hace por fama, gloria o dinero. Lo que le mueve es que los hombres la reconozcan como a una igual. Pese a sus defectos, nunca se rinde. Lucha por lo que quiere aunque sea patosa.

Populaire

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s