El coche equivocado

Estándar

vehicle-19-poster02Michael Woods (Paul Walker) es un exconvicto norteamericano que llega al aeropuerto de Johannesburgo y alquila un auto erróneo que le dará problemas en Vehicle 19 (Studio Canal, 2013) de Mukunda Michael Dewil. El coche equivocado le dará pistas sobre a quién iba dirigido así como alguna sorpresa que le generará tensión a Michael quién se verá perdido en una ciudad que no conoce y en la que tendrá que conducir para resolver el asunto en el que se ha involucrado. Durante gran parte de la película, la cámara enfoca lo que ocurre dentro y fuera del automóvil sin mostrar el exterior del mismo, provocando una sensación de aislamiento que acentúa la desorientación del conductor que apenas suelta el volante. A pesar de que toda la trama ocurre en el interior del vehículo, se dibuja una imagen de la capital sudafricana centrada en la pobreza extrema y la delincuencia, lo cual refuerza el trasfondo de la trama aunque se dé la impresión de que Johannesburgo es una ciudad sin ley.

El film empieza in media res con una persecución policial de coches contra Michael que se detiene para dar paso a cómo él consigue un modelo automovilístico diferente al que había encargado. Su primer impulso es que la agencia se lo cambie pero, dado que tardarían mucho tiempo en hacerlo, desiste porque tiene prisa para llegar a su destino. Al entrar en Johannesburgo, Michael da rodeos por la ciudad buscando el camino que lo lleve a donde quiere ir hasta que un teléfono móvil que está en la guantera suena. En él hay un mensaje para la persona que debería de haber cogido el auto. Michael, extrañado, sigue su camino. El agente Smith lo llama al móvil abandonado, le cuelga y después le vuelve a telefonear para sugerirle que se vaya a las afueras de la metrópoli para solucionar así su problema automovilístico. El norteamericano sigue desorientado por un país que no conoce y del maletero sale disparada Rachel Shabangu que le explica cómo la policía la ha secuestrado para ejecutarla porque ella está investigando un caso de corrupción que implica a varios agentes de la ley. Su misión es denunciarlos ante la justicia y Michael deberá ayudarla o no. Su decisión generará que los vehículos policiales quieran darle caza.

Prácticamente toda la cinta se visualiza desde el interior del coche sin que se vea su chasis ni nada que aparezca fuera de las ventanillas del automóvil, lo cual hace que se comparta el punto de vista del conductor en todo momento. Esta perspectiva resulta interesante, ya que limita el campo de visión de los acontecimientos que se viven desde el vehículo y, a su vez, se origina un aire de intriga que queda reforzado ante el rumbo incierto al que se encamina Michael. La gran incógnita que nace de este encuadre de cámara es el aspecto externo del auto, puesto que sólo se muestra su interior. Otro juego paisajístico se da en los habitantes y en los barrios que aparecen de Johannesburgo que, a pesar de que muestren a la gente más humilde de la urbe sudafricana, esta encaja con la idea de la corrupción de los poderosos que quiere hacer pública Rachel.

En Vehicle 19, un extranjero conduce un coche equivocado en una ciudad gobernada por agentes que quebrantan la ley mientras algunos ciudadanos viven en condiciones miserables. La llave para revelar la suciedad de los poderosos y que la justicia se encargue de ellos la tiene Michael Woods quien pilota un vehículo que esconde sorpresas en su interior.

crwa

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s