Fiñito de Cornellá

Estándar

estopa-voces_de_ultrarumba-frontalFiñito de Cornellá es un personaje ficticio, creado por David Salvador (Jandi), que representa una suerte de maestro musical de Estopa en la portada y libreto del disco Voces de Ultrarumba (Sony BMG, 22 –11 – 2005). Este es el cuatro trabajo de estudio del dúo cornellanense en el que los hermanos Muñoz presentan doce canciones, diez inéditas y dos procedentes de La Maqueta, en las que se encuentran baladas, rumbas y rock con una estética fantasmagórica. Este cedé salió a la venta en dos ediciones. La primera contenía el álbum mientras que la segunda venía acompañada de un DVD que incluye una entrevista con Andreu Buenafuente, un vídeo donde los autores parodian el programa televisivo Bricomanía al explicar los pasos sobre cómo hacer un disco. En último lugar, se visualiza un vídeo del tema «Vacaciones» en acústico.

«Malabares»

Esta pista de audio, tercer single del trabajo, trata sobre cómo el sujeto poético se levanta por la mañana con mucha energía. Durante el día se da cuenta de que su vida está estancada y, probablemente, beba para no pensar en ello, lo cual hace que por la tarde duerma la mona, siendo imposible que se levante de la cama o el sofá donde está tumbado para recibir visitas. Por otro lado, él comenta que el bar de enfrente está lleno de malas personas que se pierden en el alcohol con el objetivo de armar barullo. En cuanto a la parte instrumental, la pieza musical empieza con un “Esto es Estopa” que proclama David para seguir con un compás rockero que suena durante toda la composición, formado por la batería de Anye Bao y la guitarra eléctrica de Antonio García de Diego que disminuye cuando David Muñoz empieza a cantar. En este momento también empieza a sonar de fondo el bajo de Paco Bastante que cesa en el estribillo, ya que en él cobra protagonismo la trompeta de Matthew L. Simon. Esta alternancia de instrumentos se repite durante toda la melodía con crescendos y descrescendos que acentúan o suavizan la intensidad de la letra.

«Que suerte la mía»

Esta sintonía trata sobre el anhelo del sujeto lírico por ver a su amada a la que ve cuando ella quiere. Encontrarla, dada la dificultad de esta tarea, supone un golpe de suerte para él equiparable a que le toque la lotería a la vez que estar con ella se asemeja a lo que cuenta el hit «Hotel California» de The Eagles. Respecto al arreglo musical, la canción empieza con las palmas y los coros que hace David Muñoz a los que les sigue la guitarra flamenca de Juan Maya y el cajón de José Muñoz. Tras esto, irrumpe la guitarra eléctrica de José Antonio Romero y en el estribillo aparece el piano de Antonio García de Diego que le da un toque salsero a esta rumba. Un redoble del cajón de Anye Bao intensifica este sonido tropical en el tema que se rebaja hasta el final de la misma para estar así anivelado con los instrumentos de cuerda.

finito-de-cornella«Vacaciones»

Esta pista de audio, primer sencillo del cedé, empieza en la primera estrofa con una descripción de personajes en busca de algo que necesitan mientras que la segunda se contrapone con la imagen de personas precavidas frente a la de un chico descuidado que roba dinero a su padre para gastárselo en drogas. Por su parte, el estribillo resalta la abundancia de desigualdades sociales, la falta de tiempo que sufrimos para hacer según qué cosas a la vez que da un mensaje optimista ante perder el norte, ya que si esto sucede siempre se puede ir al pueblo donde no hace falta que sea festivo para viajar a él. Por ello, la idea que sobrevuela la composición musical, que se repite al final, es lo efímero que es el tiempo y la importancia de tener un lugar donde refugiarse. En cuanto al acompañamiento instrumental, empieza con un solo de guitarra flamenca interpretada por Juan Maya para seguir con unas notas del teclado de Marc Blanes que suponen un punto de inflexión, ya que después suena la batería de Anye Bao que se une a la guitarra de Juan Maya. Una vez se inicia el estribillo de la melodía irrumpe el bajo de Paco Bastante que se acompasa a la batería de Anye Bao y al teclado de Marc Blanes. Al final de la sintonía destaca la guitarra eléctrica de José Antonio Romero que enfatiza la falta de tiempo que expresa la letra.

«Ninguna parte»

Este sencillo, procedente de La Maqueta, fue compuesta, según el dúo de Cornellá, en un taxi de madrugada cuando ellos volvían de un concierto de Los Rodríguez y Joaquín Sabina celebrado en 1996. En cuanto a la letra, esta trata sobre el viaje a ninguna parte que emprende el sujeto poético en un taxi a las dos y diez de la madrugada después de hartarse de emborracharse esa noche. A su vez, este viaje sin rumbo simboliza el estado de ánimo en el que él se encuentra. Respecto al arreglo instrumental, la pieza musical destaca por el piano Rhodes de Marc Blanes del inicio, los teclados de David Muñoz y el bajo de Paco Bastante para seguirles la guitarra eléctrica de José Antonio Romero y los coros de Laura Izquierdo que ella realiza en el estribillo.

«Lunes»

Esta canción, cuatro single del álbum, plasma el desprecio que el sujeto lírico siente hacia los lunes narrando una situación mañanera que miles de personas que madrugan para trabajar o estudiar comparten con él, ya que a veces cuesta empezar la semana con energía sin que la pereza, el sueño o la desgana entren en escena. En este sentido, cobran fuerza imágenes como el metro lleno de gente. En cuanto al acompañamiento musical, se inicia con las guitarras eléctricas de Antonio García de Diego y José Antonio Romero y la batería de Anye Bao que siguen presentes en toda la composición, aportándole un sonido roquero.

estopa1«A mí me gusta»

Esta canción está dedicada al deseo que siente el sujeto poético por su amada con alusiones al cuerpo de ella que es la fuente de placer de él como queda patente a lo largo de todo el tema. Por ello, esta adoración al cuerpo de ella se realiza a través de la ejecución del deseo sexual que despierta en él a través de simbolismos como “al sol de tu cuerpo yo le tengo ganas” o “beber el zumo de tu cuerpo”. Respecto a la parte instrumental, destaca la base que suena durante toda la pista de audio que consiste en la batería de Anye Bao, la guitarra española de Virgilio Fernández y los teclados de Marc Blanes. Tras esto, resaltan un sonido similar al del qanun que aportan un aire árabe al final.

«Gulere gulere»

Esta composición musical resalta el gusto por fumar canutos por parte del sujeto lírico quien empezó a probarlos durante su adolescencia. Entre calada y calada pensaba que de mayor tendría que trabajar de albañil si era lo que la vida le tenía preparado para él. Ya en la adultez sigue probando porros, pero ahora se ha independizado y fuma en compañía de un tú que puede hacer referencia a su pareja o a su compañero de piso. En cuanto al acompañamiento musical, la melodía empieza con unos acordes de la guitarra flamenca de Juan Maya a los que les siguen palmas de Anye Bao y el bajo de Paco Bastante. Tras esto, la guitarra eléctrica de José Antonio Romero aporta un sonido roquero a esta rumba, lo cual fortalece la letra de la misma.

«Monstruos»

Esta sintonía, procedente de La Maqueta, relata el amor que profesa el sujeto poético por sentir cómo la jeringuilla llena de droga entra en sus venas, ya que gracias a esta subsana las heridas que pueda causarle la agonía y el vacío. Por ello, se recalca, a modo de metáfora, cómo su vida de adicto es similar a la de los videojuegos donde hay que derrotar a monstruos entre partida y partida. Por otro lado, la estrofa final no se incluyó en la versión maquetera de este sencillo, pero sí en este disco:

Acabo

hace un minuto

de intentar decirte

que vivo

dentro de un juego,

no temo a la muerte.

Tengo más vidas que un gato

y salto como un cabrón;

lo que me faltaba

para poder olvidarte.

¡Qué bonito es el amor!

Respecto al arreglo instrumental, destaca la guitarra flamenca de José Muñoz, las palmas de Anye Bao, el bajo de Paco Bastante y la guitarra de Antonio García de Diego que le dan un sonido de rumba-rock a la canción.

sin-titulo«No quiero verla más»

En este hit, segundo single de este trabajo, el sujeto lírico trata de olvidar a su antigua pareja a la que aún tiene presente en su mente. Para borrar su imagen intenta no pensar en ella o ahogarse en el alcohol por si este le ayuda a que ella desaparezca de su mente y pueda así pasar página. Esta voluntad de separarse de la amada se reitera constantemente en la letra, lo cual enfatiza la decisión del sujeto poético de seguir sin ella. En cuanto al acompañamiento musical, destaca la guitarra flamenca de Juan Maya, las palmas de Anye Bao, David y José Muñoz que le aportan un sonido rumbero mientras que las programaciones que inserta Marc Blanes nos transportan hacia un ambiente de ultratumba, lo cual enriquece el significado de la letra del tema.

«Ni pa ti ni pa mí»

En esta balada el sujeto poético narra la historia de una pareja que se rompe cuando ella descubre en las mentiras de él que la está engañando con otra. A su vez, el sujeto lírico destaca que no hay palabras para describir esta ruptura en la confianza de la pareja. Respecto a la parte instrumental, destaca que la pista de audio la canta José Muñoz así como la guitarra eléctrica de Antonio García de Diego, la percusión de Luis Dulzaides, la guitarra flamenca de Juan Maya y las palmas de Nacho Lesko marcan un tono melancólico que refuerza el mensaje de la composición. Por otro lado, el estribillo está marcado por la batería de Anye Bao que junto a las guitarras antes mencionadas componen un crescendo en la melodía que se desacelera en la siguiente estrofa y vuelve a subir de revoluciones en cada estribillo. La viola y el violín de Pere Bardagí junto al violoncelo de Quim Alabau remarcan la tensión que expresa la letra, enfatizándola. Ya en el final, se acompasan los instrumentos del inicio de la sintonía aunque esta vez para expresar una aceleración del ritmo acorde al engaño del que trata la letra.

«Fábrica de sueños»

Este sencillo trata sobre cómo el sujeto poético se evade de la realidad al estar encerrado en su habitación creando en su mente un refugio situado en la calle de imaginación de la ciudad de las nubes del barrio de la ilusión. Esta alegoría espacial deja patente su rechazo ante las desigualdades sociales que crecen en su entorno cotidiano como la subida de impuestos o la ausencia de personas mayores en la plaza del mercado, lo cual le enerva hasta el punto de aislarse de este mundo injusto y cobijarse en un lugar irreal. En cuanto al arreglo musical, destacan la guitarra eléctrica de José Antonio Romero, la batería de Anye Bao y el teclado de Marc Blanes que le dan un sonido roquero a esta rumba.

maxresdefault«Paseo»

Esta composición musical, quinto single del álbum, cuenta cómo experimenta un grupo de amigos una borrachera en un bar de noche. Ríen, van a menudo al baño, se divierten, beben y vuelta a empezar. Respecto al acompañamiento instrumental, la guitarra eléctrica de Antonio García de Diego empieza el hit para mantenerse como base de la misma. Al músico lo acompaña José Antonio Romero tocando este mismo instrumento y la batería de Anye Bao que le dan un sonido roquero a la canción mientras que los coros hooligans de Andreu Buenafuente, Manel Fuentes, Fernando Tejero y Santi Millán enfatizan a la perfección el mensaje del tema de contar cómo un grupo de amigos sale a emborracharse por los bares de la ciudad.

DVD

El contenido del DVD que acompaña la edición especial del cedé consta de una entrevista que Andreu Buenafuente realiza a David y José en un parque rodeado de un bosque de cañas de bambús. En ella, el dúo catalán interpreta fragmentos de piezas musicales como «Monstruos», «No quiero verla más», «Malabares», «Gulere gulere», «Lunes» y «Poquito a poco» a la vez que David recita la poesía «El olivo» que incluye en alguno de los conciertos del grupo. En esta misma pista de vídeo los hermanos Muñoz, parodiando el programa de bricolaje Bricomanía, cuentan paso a paso cómo hacer un disco del dúo cornellanense, tomando como ejemplo su actual obra. Por otro lado, en un vídeo aparte se puede disfrutar de un acústico de «Vacaciones» que los autores interpretan en el mismo lugar de la entrevista.

En definitiva, Voces de Ultrarumba es un disco ambientado en lo sobrenatural tanto en la estética como en algunos tonos de las melodías que, pese a partir como siempre de la rumba, añaden otros géneros y matices musicales al sonido habitual de Estopa. Todo ello se disfruta aún más con el DVD gracias al cual se pueden escuchar algunas canciones del álbum en acústico, siendo este formato el que las presenta más desnudas.

estopa-voces_de_ultrarumba-cd

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s