Lo que pudo haber sido de Asuntos internos

Estándar

Asuntos internos (Sony, 2002) fue el único disco del cantautor valenciano Juan Benito que retomó su carrera musical en 2015 con el single «Germenofobia». Su álbum debut se caracteriza en que sus temas cuentan historias de desamor ambientadas, en su mayoría, en espacios nocturnos como bares o discotecas. A su vez, el sonido pop-rock que impregna las doce canciones que componen Asuntos internos enriquecen las letras compuestas por el músico valenciano. Pese a ello, durante trece años hubo un silencio en torno al artista, ya que no salió a la luz pública ningún tema cedé o concierto con el que disfrutar, haciendo que todo el que prueba las canciones de Juan Benito se pregunte qué pudo haber sido de él o si el fenómeno Operación Triunfo provocó que cantautores como él se convirtieran en un murmullo dentro del panorama musical español.

«La reina del bulevar»

Esta melodía, primer single del disco, trata sobre el deseo desenfrenado que siente el sujeto poético hacia la camarera de un bar, que gana dinero extra exhibiendo su cuerpo desnudo, a la que él apoda como la reina del bulevar debido a lo hipnotizado que está por sus encantos. Este enamoramiento provoca que él quiera arreglarle los papeles para obtener la nacionalidad y un trabajo más respetable. Por su parte, ella se muestra reticente alegando que en lugar de lanzarle promesas cante para que su manager no sospeche nada. En cuanto a la parte instrumental, la pista de audio empieza con la batería de Salva Ortiz, la guitarra eléctrica de Paco Garnelo y los teclados de Jordi Muñoz que le dan un sonido pop-rock a la pieza musical. Tras esto, predomina la trompeta de David Pastor en el estribillo que aporta un toque de blues que fortalece la letra de la sintonía.

«7 noches»

Esta composición musical relata las andanzas de un mujeriego que rompe su rutina cuando pasa una semana frenética disfrutando de cada noche con una mujer que le da su propia medicina acompañada de caladas de porros. Respecto al acompañamiento musical, destacan la guitarra eléctrica de Paco Garnelo, la percusión de Vicente Peiró y la batería de Salva Ortiz que le dan a la canción un toque puramente roquero que mantiene el mismo ritmo templado durante toda la melodía.

«Lo que pudo haber sido»

Este tema se centra en cómo el sujeto poético le demuestra a su antigua pareja que ha superado su relación para que piense en lo que pudo haber sido estar con él ahora que ya no volverán a estar juntos. En cuanto a los arreglos instrumentales, destacan la guitarra eléctrica de Paco Garnelo que junto a la batería de Salva Ortiz le dan un toque pop-rock a esta balada.

«Twingo morao»

Esta pista de audio, segundo single de este trabajo, cuenta cómo el sujeto poético al terminar su jornada laboral como camarero en un bar nocturno, le es infiel a su pareja con otra mujer. Aunque se arrepiente, vuelve a incidir, ya que esta es una práctica habitual en él. Respecto al acompañamiento musical, destacan la guitarra acústica de Paco Garnelo y el piano de Jordi Muñoz que suenan en la primera parte de la pieza musical un tono suave para después protagonizar un crescendo en el estribillo, donde la batería de Salva Ortiz toma el relevo del piano, que refuerza la letra de la sintonía. Tras esto, el ritmo roquero del tema desciende en las estrofas y asciende en el estribillo hasta la parte final.

«La aventurera»

Esta canción trata sobre una mujer que manipula al sujeto poético una vez más, ya que según él, su relación terminó y ella quiere volver con él a pesar de que sabe que le ha hecho daño. Por ello, él ya no confía en ella, tachándola de aventurera dado su comportamiento para con él. En cuanto a la parte instrumental, destacan la trompeta de  David Pastor, la batería de Salva Ortiz, la guitarra eléctrica de José Segui, la percusión de Vicente Peiró que le dan un sonido de pop-rock a esta composición.

«No me digas más mentiras»

Este tema retrata la relación que el sujeto poético mantiene con una prostituta a la que no le permite decirle que le ama, ya que ese amor solo se lo merecen los billetes que él le entrega por sus servicios. A su vez, él se siente solo cuando no está con ella y este extrañamiento ni siquiera lo apacigua el recuerdo de ella. Respecto al arreglo musical, destacan la guitarra acústica de Paco Garnelo y la batería de Salva Ortiz que ofrecen un sonido pop-rock a esta balada.

«Top model»

Esta pieza musical cuenta cómo se hunden las expectativas de una mujer que quiere ser una modelo famosa. En su lugar, se encuentra con una realidad bien distinta, ya que su productor le llenó de falsas promesas que nunca se cumplieron. En cuanto a la parte instrumental, destacan la guitarra eléctrica de Paco Garnelo y la batería de Salva Ortiz que aportan un ritmo frenético a esta melodía.

«Marilyn Madrid»

Esta pista de audio trata sobre la figura de Marilyn Madrid. Ella es una mujer de mediana edad que se dedica a prostituirse por la capital española, recibiendo más golpes de sus clientes que satisfacciones. Ante esta situación, el sujeto poético siente lástima por ella a la vez que le anima a retirarse. Respecto al acompañamiento musical, destacan la guitarra acústica de Paco Garnelo, la batería de Salva Ortiz y el bajo de J. Vela que con un ritmo que se mantiene durante toda el tema fortalecen la historia que narra esta balada.

«Alguien corriente»

Esta canción funciona como desahogo para el sujeto poético hacia la relación tóxica que tuvo con su antigua pareja. Ambos estuvieron con otras personas mientras estaban juntos y se mintieron mutuamente hasta que se separaron. Al conocer que ella lo está olvidando, se llena de resentimiento hacia el recuerdo de su desamor, lo cual lleva al sujeto poético a componer esta melodía. En cuanto a la parte instrumental, destacan la guitarra eléctrica de Paco Garnelo, la batería de Salva Ortiz y la percusión de Vicente Peiró que le ofrecen a la letra una suerte de sonido rock mezclado con serenata italiana.

«Una vez que vengo»

En esta sintonía el sujeto lírico narra momentos de una relación pasada en los que ninguno de los dos miembros de la pareja se pone de acuerdo en realizar nada juntos a la vez que si a uno le ocurre algo, al otro le sucede lo contrario, provocando así que se vayan distanciando sin que crezca el afecto entre ellos. Gracias a este tipo de experiencias amorosas, una persona crece como amante a base de golpes como recala el estribillo de esta pieza musical en el que se destaca que hay historias de amor que “te atrapan, te hieren,/te enseñan, te hacen más fuerte”. Respecto al arreglo musical, destacan la guitarra eléctrica de Paco Garnelo y la batería de Salva Ortiz que le dan un sonido pop-rock, reforzando el desamor que se palpa en la letra.

«Viniste»

Esta canción cuenta cómo la mejor amiga del sujeto lírico va a verle llena de lágrimas porque la ha maltratado su pareja. Ante esta situación, ella y su amigo acaban haciendo el amor para después ir él a darle una paliza al chico de su amigo como represalia por haberle hecho daño a ella. En cuanto a la parte instrumental, destacan la guitarra eléctrica de Paco Garnelo, el bajo de J. Vela, la batería de Salva Ortiz y la percusión de Vicente Peiró que le dan un sonido pop-rock a la letra.

«Una mujer»

En esta composición musical el sujeto lírico explica cómo pinta a una mujer en un lienzo basándose en una mujer desnuda que hay en la cama de la habitación donde están. Pincelada a pincelada, describe el deseo latente que la mujer que está cobrando vida le hace sentir mientras le cae el sudor y le pesan los párpados. Respecto al acompañamiento musical, destacan la guitarra eléctrica de Carlos Gómez, la batería de Salva Ortiz y la percusión de Vicente Peiró que, con sonido roquero, refuerzan la letra del tema.

«Desnuda»

Esta sintonía es una oda al pene del sujeto poético que describe su aparato reproductor masculino destacando su falta de belleza, de tristeza, de complejos, de sabores, de recuerdos y de temores. A su vez, le calma asegurándole que tarde o temprano disfrutará, haciendo diana al final de un túnel, lo cual es una clara referencia al acto sexual. En cuanto a la parte instrumental, destacan el piano de Jordi Muñoz y Cristina Perales como coro que refuerzan esta balada.

En definitiva, Asuntos internos fue un álbum de pop-rock que presentó al cantante Juan Benito al mundo y que, aunque no hubo una continuidad con un segundo trabajo, se puede disfrutar de sus doce canciones en todo momento. Todas ellas cuentan cómo sabe el amor o el deseo cuando se combina con la noche o el alcohol sin que esto las haga repetitivas, ya que desgranan los asuntos internos de cualquier joven que hace vida nocturna.

Anuncios

»

  1. Yo también me enganché a ese disco y lo describes de una manera muy acertada. Dicen que regresa este año… eso dicen desde que se fué….jajajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s