The Wire: Escuchando a Baltimore

Estándar

The Wire (HBO, 2002 – 2008) está escuchando a Baltimore en sus cinco temporadas de duración. A través de las escuchas policiales que un grupo de agentes de la ley efectúa sobre una banda de narcotraficantes de Baltimore, se asienta así la base mostrar en cada temporada el latido de la ciudad a través del negocio de la droga, la crisis de estibadores en el puerto de la ciudad, los entresijos de la política local, el estado de la educación y el de la prensa. El ensayo The Wire: 10 dosis de la mejor serie de la televisión (VV.AA, Errata Naturae, Madrid, 2010) reúne una serie de textos de varios autores que profundizan en aspectos de esta ficción televisiva, creada por David Simon, como el proceso que llevó a la concepción de la serie por parte de Simon, la ciudad de Baltimore como protagonista de la trama, el ritmo narrativo de The Wire y la huella de lo real en las historias que conforman esta ficción televisiva.

Esta pieza ensayística comienza con una «Introducción» de David Simon en la que él cuenta cómo se fue fraguando la concepción de la serie  durante varios años. En primer lugar, critica el modelo televisivo en el que prima el patrocinio de anuncios publicitarios ante el contenido narrativo de un serial televisivo, lo cual va en contra de su idea de ficción televisiva. Tras esto, recalca que The Wire, pese a basarse en el género criminal, trata sobre la sociedad olvidada de Baltimore a raíz de la antesala de lo que sería la crisis económica de 2008. Por ello, a través de cinco temporadas refleja la cotidianeidad del mundo del narcotráfico en la periferia de Baltimore, el cierre de puestos de trabajo de estibadores que arruinan a la clase trabajadora que antaño fue la envidia de la nación, los artificios de la clase política local, el mal estado de la educación y, por último, la decadencia de la prensa que acaba en manos de grandes multinacionales. Estos focos de atención sobre Baltimore, a pesar de su importancia, no dejan de constatar que la ciudad es el eje narrativo sobre el que gira esta ficción televisiva. Por otro lado, Simon explica de forma detallada cómo se formó el equipo creativo que acabaría fraguando The Wire.

Cuando Nick Hornby entrevista a David Simon en «David Simon entrevistado por Nick Hornby», se retoma el proceso que le llevó a Simon a fraguar esta serie a la vez que cuenta anécdotas de las crispaciones y alabanzas que recibió la serie desde sus inicios hasta prácticamente el final de la misma. Uno de los aspectos rompedores fue el trato del tiempo narrativo que desmenuza Rodrigo Fresán en «Baltimore Time». En este artículo se explica cómo el tiempo narrativo de esta serie se asemeja al tiempo real que refleja la trama de la ficción televisiva, lo cual irrumpe con el habitual timing televisivo que, normalmente, aboga por dar respuestas a los espectadores en pocos episodios o mostrar a los investigadores en plena acción. En lugar de usar esta fórmula habitual, se prefiere poner el foco, según Fresán, en el empleo de los distintos profesionales que pueblan esta narración televisiva enfatizando cómo estos trabajos son laboriosos, lentos y sin garantáis de éxito. Asimismo, se destaca el acierto de elegir una metrópoli como Baltimore, ya que se aleja de los escenarios de rodaje habituales como pueden ser Los Ángeles o New York.

Si bien el uso del tiempo narrativo refleja al real, también sucede lo mismo con la creación de los personajes que, como indica Margaret Talbot en «A la escucha de la ciudad. David Simon: un activista tras The Wire», parten de experiencias reales vividas por David Simon y Ed Burns cuando eran corresponsal de prensa y policía en Baltimore, respectivamente. Por su parte, «The Wire: la red policéntrica» de Jorge Carrión retoma la idea de  la ciudad como eje de la trama en tanto que en ella se unen, partiendo de escuchas telefónicas, todos los ámbitos sociales que aparecen la serie desde los chicos que venden en las esquinas hasta llegar al puerto, el ayuntamiento, las escuelas, o la prensa. De este modo, las relaciones entre varios personajes de diferentes grupos, al interconectarse entre sí, generan una red policéntrica que plasma un mosaico visual del Baltimore de The Wire donde personajes como Omar Little y Bubbles sirven de puente entre la calle, a la que pertenecen, y los agentes de la ley.

A pesar de que esta ficción televisiva no sea del género policíaco, se muestra el tejido social y empresarial alrededor del negocio de las drogas como reflexiona Marc Caellas en «Sobre negros, drogas, derechos y libertades». Personajes como Stringer Bell, uno de los grandes narcotraficantes de la serie, perciben los estupefacientes como un producto que hay que vender al mejor precio y calidad sin importar el territorio que se ocupe de la ciudad, ya que importa más ser el más consumido del mercado que la zona donde comercies con tu artículo sea cual sea este. Por otro lado, se pone de manifiesto el uso de los narcóticos como chivo expiatorio en la sociedad norteamericana donde es más común crear un enemigo contra el que la policía luche, las drogas, que afrontar el problema social que estas conllevan y que soluciones como Hamsterdam no son viables para las instituciones porque, pese a su efectividad, rompen los esquemas de las políticas anti-drogas.

En definitiva, The Wire: 10 dosis de la mejor serie de la televisión es un conjunto de artículos que examinan rasgos de The Wire que la convierten en una ficción televisiva cuyo personaje principal sería un tipo de ciudad que no ha sobrevivido a la era postindustrial y que, por ello, un sector de la sociedad se ve afectado por la falta de empleo, la mala educación, las falsas promesas políticas y falta de interés de la prensa por los problemas de la gente. Todo ello sucede en Baltimore, pero podría extrapolarse a cualquier ciudad donde los problemas sociales pasen a un segundo plano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s