Las tres vidas de Obito Uchiha

Estándar

Obito Uchiha, shinobi de Konohagakure, sufrió varios cambios de rumbo en su vida debido a las consecuencias de la guerra, el engaño, la muerte y el deseo de cambiar el mundo infernal en el que creyó que se había convertido la realidad. Adoptó tres vidas con distintos propósitos y nombres, pero en todas ellas mantuvo la fijación de proteger a los demás de su dolor, empezando por sí mismo. Dentro de la historia del manga Naruto (Masashi Kishimoto, 1999 – 2014), este personaje nació como miembro del clan Uchiha, un grupo de ninjas con el poder visual del sharingan que se transmitía a través del linaje de esta familia. Cada individuo entrena su poder visual llevándolo a las distintas fases de desarrollo. Por ejemplo, a partir del mangekyou sharingan se manifiestan unos rasgos en la pupila del usuario con una habilidad especial que solo poseen esos ojos. Gracias a esta singularidad, el autor revela qué fue de Obito antes de desvelar detalladamente su sino. Presentado desde joven, se van narrando las vidas del personaje a lo largo de la obra, haciendo hincapié en el último arco narrativo del manga. El camino que elige Obito como ninja se inicia en la luz, se envuelve en oscuridad y, finalmente, intenta redimirse en su última vida.

Obito Uchiha es presentado como un muchacho que sueña con ser Hokage, el líder de su villa de shinobis, en un contexto próximo a la Tercera guerra ninja. Pese a los tiempos convulsos de su época, cree firmemente en que alcanzará su propósito. En una misión con su equipo, su compañera Rin es capturada por el enemigo y su compañero Kakashi no está de acuerdo con el joven Uchiha en rescatarla. Obito, por su parte, decide ir en busca de su compañera. Ante la determinación del joven, Kakashi cambia de opinión y logran salvarla. Los tres pelean contra los secuestradores y, tras despertar su sharingan, un derrumbe que podría haber matado a Kakashi, deja al joven Uchiha al borde de la muerte. Antes de despedirse de su equipo, Obito le regala un de sus ojos a Kakashi.

En una cueva, despierta. Madara Uchiha cuida de él junto a unos humanoides vegetales llamados Zetsu fabricados con células de Hashirama Senju. Para que el chico vuelva a ser shinobi, Madara le trasplanta células de Zetsu. En el proceso de curación del muchacho, el viejo le desvela su plan de crear una realidad de ensueño sin dolor, muerte ni sufrimiento. Obito reniega de esa locura. Un día, sale de su cautiverio al saber que sus amigos corren peligro. Al reencontrarse con ellos, contempla como Kakashi asesina a Rin. Esta atrocidad despierta el mangekyou sharingan del muchacho que acaba con los enemigos que halla a su paso. Un mundo así es un infierno. Al volver junto al anciano Uchiha, el joven acepta ayudarlo a crear una realidad sin dolor. Así finaliza la primera vida de Obito Uchiha.

Antes de la muerte de Madara, este le da instrucciones a su discípulo para completar su plan de mundo perfecto así como su nombre para que el resto del mundo crea que Madara Uchiha sigue vivo. Con el rostro oculto bajo una máscara, el compañero de Rin y Kakashi va completando los pasos para crear una realidad nueva. El primer paso es convencer a Nagato, shinobi descendiente del clan Senju con los ojos de Madara con el rinnengan despertado, para que use sus poderes oculares, despierte al Juubi y reviva al salvador de Obito. Moviéndose entre las sombras, el nuevo Madara creará la organización de mercenarios ninja Akatsuki y asesinará a quien se interponga en su camino ocultándose bajo la identidad de Tobi, miembro de este grupo. Este disfraz, caracterizado por un ninja torpe, hablador y aparentemente débil, conforma la segunda vida de Obito Uchiha que termina cuando proclama la Cuarta guerra ninja frente a los cinco kages, afirmando ser Madara. Ante esta declaración de guerra con el plan casi finalizado, Tobi ha cumplido su rol de ser la distracción que permitiera a Obito alcanzar su meta sin que nadie se percatara de ello.

Durante el transcurso del conflicto bélico, el engaño sigue hasta que Naruto Uzumaki rompe la nueva máscara de Obito, relevando su verdadera identidad. El antiguo compañero de Kakashi continúa con el cometido que le encomendaron años atrás. Esta segunda vida llena de odio y destrucción es abandonada por el personaje debido a la tenacidad de Naruto ante su sueño de ser Hokage y proteger a sus amigos a todo coste. Al intentar enmendar sus errores, Madara intenta matarlo, sobrevive y, poco antes de morir, ayuda al joven Uzumaki en su batalla contra Kaguya sacrificando su efímera tercera vida. Obito Uchiha fallece libre de los pensamientos negativos que le inculcaron en un momento delicado de su vida.

Las tres vidas de Obito Uchiha están marcadas por la convicción de proteger a los que ama desde un corazón puro que fue corrompido por la manipulación retorcida de un ser resentido, Madara. Al ennegrecer su ser, Obito abraza la idea macabra de su salvador porque no acepta el sufrimiento y el dolor del mundo. Esta negación de la realidad la supera con el ejemplo de tenacidad y optimismo de Naruto que actúa como él cuando era más joven. De esta forma, la luz brilla de nuevo en Obito llevándolo hacia la redención en la muerte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s