Archivo de la etiqueta: Albert Lladó

Más allá del ombligo

Estándar

Les Corts: Escenari literari es un festival literario que se celebra por cuarto año consecutivo y que está organizado por el distrito barcelonés de Les Corts con Albert Lladó como comisario. La presente edición centra el foco en las maternidades desde la literatura para escuchar cómo se aborda esta condición humana desde varios puntos de vista que parten de la literatura, la música, las artes escénicas y la filosofía. Desde este último campo del conocimiento destaca la propuesta En cas de dubte, mirem-nos el melic (En caso de duda, mirémonos el ombligo) impartida por la filosofa Marina Garcés que contó con la moderación de la ensayista Ingrid Guardiola. El encuentro tuvo lugar el pasado 11 de mayo a las siete de la tarde en la biblioteca Montserrat Abelló.

El diálogo que establecen Marina Garcés e Ingrid Guardiola toma como punto de partida explicar el trasfondo del título de la charla. Garcés comenta que el germen del coloquio sobre maternidades donde comparte su experiencia como madre y pensadora procede de la expresión popular mirarse el ombligo. A raíz del centralismo del yo que encierra esta frase se revisita el simbolismo del ombligo como el vínculo que nos une de por vida a nuestra madre, debido a que es la huella del cordón umbilical que poseemos de la cuna a la sepultura. Por ello, la filosofa explica al público cómo esta cicatriz refleja la importancia de pensar más en un nosotros que en un yo. El sentido de comunidad cobra más peso que el individualismo sobre el que sustenta gran parte de la sociedad. A través de esta premisa, las dos mujeres construyen un discurso de la maternidad en torno a esta conexión maternofilial y cómo se mantiene con el paso de los años.

Guardiola señaló en un momento dado del coloquio su sorpresa como madre al observar los múltiples cambios de sus pequeños en sus seis meses de edad. Desde el punto de vista de una cotidianeidad urbanita que sucede a toda velocidad, tanto ella como la pensadora inciden en la importancia de saber disfrutar del crecimiento de un hijo o hija a la vez que recalcaron que dicho proceso también se refleja en la madre nuevo, se regresa a la idea de vincular. En esta ocasión, se entrelaza la experiencia materna que se va transformando con el envejecimiento de progenitores y descendientes, lo cual, según las ponentes, es maravilloso. El tiempo que pasamos juntos enriquece al nosotros que circula por toda la charla. Hacia la mitad de ella llegó un punto de inflexión sobre el que se podría debatir largas horas.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

La caída libre de Europa

Estándar

Ícaro revisita el mito griego de título homónimo a la obra llevándolo a la mente del piloto Andreas Lubitz, quien estrelló el avión de Germanwings con destino a Düsseldorf en los Alpes suizos en 2015. El hijo de Dédalo y el piloto germánico se funden en un solo joven que se precipita hacia el abismo del tiempo reflejando así la caída libre de Europa que estamos contemplando hoy en día. El chico es bombardeado con datos desde su niñez: alcanzar logros para hacer feliz a su padre, sucumbir a los anuncios publicitarios automovilísticos y escuchar música electrónica que lo aísla del laberinto que se va construyendo a su alrededor durante su aprendizaje vital. La salida de este embrollo desembocará en el temblor que sentirá al pilotar en las alturas. El juego especular entre mito, accidente aéreo y decadencia de Europa está nutrido por un texto rico en lenguaje poético, aforismos y filosofía que replantea constantemente cómo entiende el muchacho el mundo y qué le lleva hacia su destino final. La excelente interpretación actoral de Padi Padilla y Eloi Benet junto a una escenografía minimalista consiguen transmitir en el público las ilusiones y temores que se respiran en esta pieza teatral.

El personaje de Ícaro, interpretado por Padi Padilla, recoge la ambición de volar hacia lo más alto que caracteriza al hijo de Dédalo a la vez que este deseo por ascender refleja el latido que algunos padres han transmitido a sus hijos en el continente donde se sitúa el mito y el accidente que forman parte ya de la memoria colectiva de muchos europeos. A través de una serie de fragmentos de la relación paternofilial se contempla, por un lado, las aspiraciones de ser piloto inculcadas por Dédalo hacia su hijo mientras que, por otro lado, la formación y las esperanzas vertidas en el chico, el futuro de Europa, se van resquebrajando ante las dudas que van anidando en él y que, finalmente, estallan al observar desde los cielos con temor el mundo. De niño volar era sinónimo de libertad. Tras alzar el vuelo, esta idea se transforma en lo opuesto, ya que un piloto debe de velar por el pasaje, por la aeronave y asegurarse de que todo el engranaje que depende de él funciona a la perfección. En clave europea Ícaro es un ejemplo de los jóvenes cuya trayectoria vital se basa en cumplir con lo que la sociedad espera de ellos sin detenerse a preguntarse qué quieren ser. Probablemente, la incógnita abismal de esta cuestión lleve al hijo de Dédalo a su descenso último.

Lee el resto de esta entrada

¿Quién es la escultura de sí mismo?

Estándar

los-singulares-individuos¿Quién es la escultura de sí mismo? es una metáfora recurrente en el libro de relatos Los singulares individuos (La isla de Siltolá, Sevilla, 2016) de Albert Lladó (Barcelona, 1980) que, a través de cuatro secciones, presenta una serie de historias vestidas con filosofía, humor, ironía y denuncia hacia situaciones protagonizadas por personajes que intentan romper con su rutina diaria o bien dejarse llevar por ella. En estos cuentos también hay lugar para reflexionar sobre los escritores que pueblan la obra así como las amenazas sociales que acechan nuestros tiempos. Todos estos ingredientes están precedidos por cuatro citas que abren cada apartado del libro a las que les siguen textos con giros narrativos al final que invitan a una relectura y a más de una posible interpretación de los mismos.

Este compendio de relatos se estructura en cuatro agrupaciones que van acompañadas de una cita que plasma una idea que se percibe en los textos ubicados en cada una de las partes de la obra. Las tres primeras son fruto de filósofos mientras que la tercera procede de una poeta. Sin embargo, la filosofía se halla en las venas de cada texto, dándoles forma como las olas a las rocas de un acantilado. La cita de Eugenio Trias da pie a personajes particulares a la vez que evoca al título de la obra mientras que la siguiente, de Miguel Morey, trata sobre el fracaso, el cual enlaza con la esperanza de la frase de María Zambrano. La última parte lamenta la falta de libertad que se respira en las palabras de René Char así como en las narraciones breves que le siguen. Por ello, estas cuatro menciones son un indicador de lo que está por venir aunque las historias que componen Los singulares individuos sean más que filosofía. En la mayoría de los casos no hace falta tener conocimientos básicos de este campo del saber, ya que hay más factores a tener en cuenta a pesar de que ser un entendido en la materia ofrece unos intertextos y una visión del libro que no todos poseen.

Un lugar común entre los autores es comentar los vicios y virtudes del arte de escribir al que se le suma los de los periodistas, ya que Lladó es uno de ellos. El ingenio literario en «Estilo propio» y «La sostenibilidad» se contrapone a la frustración del protagonista de «La vocación» quien, a pesar de probar varias experiencias que sirvan como motivo narrativo, no acaba de rellenar una hoja en blanco. En cambio, en los otros dos relatos este objetivo se consigue, siendo «La sostenibilidad» la hipérbole de la producción de textos literarios en masa. A esta serie de situaciones se le suman «Palimpsesto», «Ambiente exclusivo» y «Joystick» que critican, partiendo de la prensa, la presión que se siente ante la fecha de entrega en los dos primeros textos mientras que el tercero muestra un futuro distópico, no muy lejos de lo que sucede en el presente, en el que toda noticia está preparada según unos parámetros establecidos por las empresas patrocinadoras. En medio de esta lucha de egos y miedos se halla «La tradición» que como una lapida se repite cíclicamente sin envejecer un solo día. Lee el resto de esta entrada