Archivo de la etiqueta: Arquitectura del aire en la calle

Soniquete garrapatero

Estándar

El soniquete garrapatero de Los Delinqüentes que empezó en su primer disco El sentimiento garrapatero que nos traen las flores, cuya reseña podéis ver en Sentimiento garrapatero, continúa en Arquitectura del aire en la calle (Virgin Records, 2003). El segundo trabajo de la formación jerezana está compuesto por doce canciones que tocan sonidos tan dispersos como baladas, rock y el estilo garrapatero propio de ellos. A su vez, el álbum brilla en letras llenas de alegría, reivindicación, amor y desamor e historias cotidianas de este grupo garrapatero que transmiten en forma de canción. Por ello, este cedé, último publicado en vida de Miguel Ángel Benítez, consolida a Los Delinqüentes como banda.

«Los Delinqüentes y la banda del Ratón»

Esta pieza musical presenta a los músicos que componen esta formación musical. Es decir, Los Delinqüentes y la banda del Ratón que, juntos, forman un grupo de soniquete garrapatero que bebe del rock & roll, come aceitunas de Jaén y reparte alegría con su estilo único e inconfundible. A su vez, en la letra se anima a que los oyentes compren el disco, los visiten en Jerez de la Frontera y, de ese modo, dé comienzo el cedé que acaba de empezar. Por ello, este tema funciona como introducción al sonido garrapatero para invitar al oyente a seguir escuchando las siguientes canciones de esta banda tan singular, alegre y unida. En cuanto a la parte instrumental, esta se inicia con el final del álbum anterior seguida de un pequeño discurso realizado por Manuel Morilla para presentar a Los Delinqüentes y la banda del Ratón. Tras esto, suenan los pitos de Diego Pozo, la trompeta de David Guillén y el trombón de Moisés Fernández que preceden a la voz de Migue Benítez, dándole un arranque musical que recuerda al ritmo de la farándula. Acompañando a la voz de Benítez, destacan la guitarra flamenca de Diego Pozo, la caja de Rafel García ‘Teto’ y los coros de Marcos del Ojo en el estribillo que, unidos, enfatizan el sentido festivo que emana de la letra.

«La niña de la palmera»

Esta pista de audio, primer single, trata sobre cómo el sujeto poético tiene relaciones sexuales con su amada bajo una palmera en la playa de noche a la luz de la luna llena. A su vez, la palmera de la composición musical es una metáfora de la amada. Respecto al arreglo musical, a la voz de Migue Benítez le acompañan los coros de Marcos del Ojo, la guitarra flamenca de Diego Pozo, las palmas de Manuel Morilla, el órgano hammond de Manuel Larregla, el cajón de Rafel García ‘Teto’ que le dan un toque de rumba a esta melodía amorosa. Lee el resto de esta entrada