Archivo de la etiqueta: ciudad

The Wire: Escuchando a Baltimore

Estándar

The Wire (HBO, 2002 – 2008) está escuchando a Baltimore en sus cinco temporadas de duración. A través de las escuchas policiales que un grupo de agentes de la ley efectúa sobre una banda de narcotraficantes de Baltimore, se asienta así la base mostrar en cada temporada el latido de la ciudad a través del negocio de la droga, la crisis de estibadores en el puerto de la ciudad, los entresijos de la política local, el estado de la educación y el de la prensa. El ensayo The Wire: 10 dosis de la mejor serie de la televisión (VV.AA, Errata Naturae, Madrid, 2010) reúne una serie de textos de varios autores que profundizan en aspectos de esta ficción televisiva, creada por David Simon, como el proceso que llevó a la concepción de la serie por parte de Simon, la ciudad de Baltimore como protagonista de la trama, el ritmo narrativo de The Wire y la huella de lo real en las historias que conforman esta ficción televisiva.

Esta pieza ensayística comienza con una «Introducción» de David Simon en la que él cuenta cómo se fue fraguando la concepción de la serie  durante varios años. En primer lugar, critica el modelo televisivo en el que prima el patrocinio de anuncios publicitarios ante el contenido narrativo de un serial televisivo, lo cual va en contra de su idea de ficción televisiva. Tras esto, recalca que The Wire, pese a basarse en el género criminal, trata sobre la sociedad olvidada de Baltimore a raíz de la antesala de lo que sería la crisis económica de 2008. Por ello, a través de cinco temporadas refleja la cotidianeidad del mundo del narcotráfico en la periferia de Baltimore, el cierre de puestos de trabajo de estibadores que arruinan a la clase trabajadora que antaño fue la envidia de la nación, los artificios de la clase política local, el mal estado de la educación y, por último, la decadencia de la prensa que acaba en manos de grandes multinacionales. Estos focos de atención sobre Baltimore, a pesar de su importancia, no dejan de constatar que la ciudad es el eje narrativo sobre el que gira esta ficción televisiva. Por otro lado, Simon explica de forma detallada cómo se formó el equipo creativo que acabaría fraguando The Wire.

Cuando Nick Hornby entrevista a David Simon en «David Simon entrevistado por Nick Hornby», se retoma el proceso que le llevó a Simon a fraguar esta serie a la vez que cuenta anécdotas de las crispaciones y alabanzas que recibió la serie desde sus inicios hasta prácticamente el final de la misma. Uno de los aspectos rompedores fue el trato del tiempo narrativo que desmenuza Rodrigo Fresán en «Baltimore Time». En este artículo se explica cómo el tiempo narrativo de esta serie se asemeja al tiempo real que refleja la trama de la ficción televisiva, lo cual irrumpe con el habitual timing televisivo que, normalmente, aboga por dar respuestas a los espectadores en pocos episodios o mostrar a los investigadores en plena acción. En lugar de usar esta fórmula habitual, se prefiere poner el foco, según Fresán, en el empleo de los distintos profesionales que pueblan esta narración televisiva enfatizando cómo estos trabajos son laboriosos, lentos y sin garantáis de éxito. Asimismo, se destaca el acierto de elegir una metrópoli como Baltimore, ya que se aleja de los escenarios de rodaje habituales como pueden ser Los Ángeles o New York. Lee el resto de esta entrada

Murmullo gris

Estándar

Inercia gris, Editorial Base, 2013.

David Aliaga Muñoz (l’Hospitalet de Llobregat, 1989) es un joven periodista, traductor y crítico literario que inicia sus andanzas en la ficción con Inercia gris (Editorial Base, 2013) una recopilación de trece relatos que transitan por las calles de Nueva York. Pese a que esta obra está ambientada en la Gran Manzana, la amargura de sus historias puede encontrarse en las esquinas de tu ciudad. Mujeres absorbidas por el trabajo, hombres derrotados y parejas sin amor. Estos personajes gris ceniza, que recuerdan a los ex-hombres de Horacio Quiroga, son los que deambulan en este volumen de relatos. Ninguno de ellos es un triunfador ni un amante feliz. Solo son personas que viajan en el tren de la vida.

En Inercia gris el único que queda invicto es Aliaga, ya que con su prosa consigue evocar una amargura escondida en los silencios narrativos de la obra. En estos relatos cuando nadie habla, oculta un secreto. Así pues, el ávido lector podrá dar voz a la mudez contada en estos textos. Los propios relatos ofrecen dos herramientas para que este mutismo cobre voz. Por un lado, se dan constantes referencias pictóricas. El papel de la pintura colorea las elipsis narrativas apareciendo como símbolo de la vida de un personaje. Al entender estas referencias gráficas, se lee lo que las palabras no expresan. Una pincelada de ello es visible en el relato «Le Tallec, Schaars y el horror en el arte».

Lee el resto de esta entrada