Archivo de la etiqueta: España

Las voces de Songokumanía: El Big Bang del Manga

Estándar

Songokumanía: El Big Bang del Manga (Mamonaku Films, 2012 – 2016) es un documental ideado por Oriol Estrada que está formado por fragmentos de entrevistas a Cels Piñol, autor de Fanhunter; Marc Bernabé, traductor en Daruma Serveis Lingüístics; Óscar Valiente, director de Norma Editorial; Manu Guerrero, product manager de Selecta Visión; Antonio Martín, director editorial de Comics Fórum (1982 – 2000); Pere Olivé, director artístico en el Grupo Planeta (1984 – 2006); Joan Navarro, director general Editores de tebeos; Montserrat Samón, licensing manager Grupo Planeta (1991 – 1999); Chigusa Ogino, agente asociada en Tuttle Mori en 1991 y actual directora; Oleguer Sarsanedas, director de programación de TV3 (1990 – 1996); Ana María Meca, coordinadora editorial de Estudio Fénix; Àlex Samaranch, director general Estudio Fénix y Genís Puig, director del portal web Misión Tokyo.

El contenido del documental es la semilla que llevó a plantearse a Estrada la confección del libro Songokumanía: El big bang del manga (Edicions Xandri, 2016). Los testimonios reunidos en este documento audiovisual generan una polifonía de voces de lo que supuso el inicio del fenómeno social conocido como Songokumanía. Cada uno de ellos narra con ilusión y alegría cómo fue su primera vez con Dragon Ball, en el caso de los fans, o qué línea de sucesos llevaron a la edición de la serie blanca de Dragon Ball por parte de Planeta de Agostini. Tanto esta aventura editorial como el relato épico que se desarrollaba en los televisores de miles de hogares españoles supusieron un punto de inflexión en sus vidas y en la forma en la que se concibe actualmente el manganime. Por ello, el autor de este proyecto defiende que la Songokumanía fue el big bang del manga.

Respecto a la manera de presentar las entrevistas, cabe destacar los títulos de crédito en los que se ve a Oriol Estrada pasear por una playa, probablemente de la comarca El Maresme, para desenterrar de la arena una dragon ball como hicieron Son Goku y sus amigos en incontables ocasiones. Durante el proceso suena la versión japonesa de la canción «Per mars i muntanyes» del grupo catalán Els amics de les arts, la cual está inspirada en la obra estrella de Akira Toriyama. Tras este arranque mágico, dan comienzo los testigos que se pueden ver en el documental. Entre algunas de las intervenciones hay intermedios protagonizados por la voz en off de Estrada que narra momentos clave de la serie, mostrando, a su vez, recortes de prensa de la época sobre el impacto que tuvo Bola de Drac en Cataluña. Este apoyo gráfico enfatiza el discurso sobre el que pivota este vídeo así como ejerce la función de documento histórico en papel sobre lo que los participantes del proyecto cuentan. Entre ellos, resalta la aparición de Montserrat Samón y Chigusa Ogino cuyas anécdotas no se incluían en la primera versión de este documento audiovisual emitida en 2012.

Lee el resto de esta entrada

El anime en las cadenas televisivas españolas

Estándar

animeesEl anime en España ha sido relegado a un plano marginal en la televisión donde emiten más reposiciones de las series de la década de los noventa que nuevas. En aquella época cualquier espectador podía hacer zapping por todos los canales televisivos y ver algún episodio de animación japonesa. Los nostálgicos del género llaman a estos años la edad dorada del anime en español debido a la gran oferta que de este había. Recuerdo que niños y niñas madrugábamos para ver durante el desayuno Doraemon en TV3, Dash!! Kappei en Telecinco, Sailor Moon en Antena 3 o Rurouni Kenshin en Canal + y un largo etc. Ya en los 2000 llegarían Pokémon, Yugi-Oh, Digimon, Shin Chan y algunas más que compartían parrilla con la eterna Dragon Ball.

Estos ejemplos son una pequeña muestra de lo que durante este período uno se podría encontrar al cambiar de canal. Algunos los emitían los fines de semana por la mañana, por la tarde o incluso de madrugada como sucedía en el Canal 33 a finales de los años noventa. En España esto estaba por todas partes. Lo veías tú, tu vecino, los compañeros del colegio y prácticamente todo el mundo. Era vox populi entre los menores de edad y los jóvenes. La gran mayoría de estos colectivos disfrutaba de las aventuras de un sinfín de personajes masculinos, femeninos o robóticos. No importaba si se trataba de un shōnen, un shōjo o si la trama ocurría en nuestro planeta o a bordo de una nave espacial. Estos dibujos procedentes del país del sol naciente arrancaban sonrisas y lecciones sobre la vida a partes iguales en los televidentes de antes y en los de ahora. Hay cientos de historias de niños y niñas que aprendieron lo que es la amistad, el respeto, la confianza, el amor y el afán por superarse a uno mismo gracias a la narrativa que les contaban innumerables series. Ahora esa llama que ardía con tanta fuerza en el pasado son unas ascuas de lo que fueron en la televisión española.

Ya sea por motivos económicos o para promover contenidos de otro tipo, este tipo de animación ha sido confinada a repeticiones incontables de grandes éxitos del siglo pasado como Dragon Ball o Doraemon que, pese a ser grandes ejemplos de animación japonesa y tener una legión de seguidores, monopolizan las escasas franjas horarias que aun posee el anime en este país. ¿Habría que dejar de emitirlas para siempre? No, pero sí reducir sus horas de emisión para darle la oportunidad a series que merecen ser dobladas a las lenguas oficiales del estado español dando así trabajo a los profesionales del doblaje de conocer nuevos personajes así como presentárselos a las nuevas generaciones que están creciendo con ejemplos televisivos grotescos a través de programas sensacionalistas que reflejan el patetismo del ser humano. Lee el resto de esta entrada