Archivo de la etiqueta: La isla de Siltolá

Doce meses, doce relatos

Estándar

El otro lado de las cosas que ocurren bajo el cielo de París (La isla de Siltolá, Sevilla, 2018) es la nueva obra de Fernando Travesí (Segovia, 1971) que se detiene en la geografía humana de la capital francesa con un relato por cada mes del año. En este repaso mensual se muestra la cotidianeidad de personajes que afrontan con resignación la realidad o la adaptan a sus deseos. Los rincones de la ciudad del amor que aparecen en las doce historias que configuran esta obra se alejan de puntos de interés turístico. En su lugar, surgen espacios comunes para los parisinos como el metro, la calle o el trabajo. Tedio, resignación e impotencia inundan las páginas de estos textos que se enfatizan según la parte del año en el que el autor los ubica.

Somos rutina. Desde que abrimos los ojos hasta que los cerramos para dormir nos encasillamos en una serie de rituales con alguna que otra variable. La sucesión de acciones programadas en nuestro cerebro para ejecutarse en un orden y duración concretos inunda de hastío a los protagonistas de «Marzo: tribulaciones de un hombre moderno» y «Diciembre: bien lo sabe bien». La elección de estos dos meses para reflejar el tedio que produce la cotidianeidad no parece azarosa, debido a que estas fechas marcan el inicio de la primavera y el final del año.  Es decir, tiempos favorables a la ruptura de rutinas que no se dan en estos escritos. Por ello, la extensión de los actos que arrastran estos personajes se enfatiza más, si cabe, en estos dos meses.

En el transcurso de esa cotidianeidad da tiempo para evadirse de ella o mirar con otros ojos el mundo que nos rodea. La otra realidad que surge en la mente de los personajes emerge paralela a la real para acabar o no fundiéndose ambas en el relato. El contraste entre las dos enciende la luz de la denuncia social ante ciertos sucesos que conviven entre las calles de París y entre el suelo por el que paseamos estemos donde estemos. Las reacciones ante el llanto en «Mayo: unas flores azules» o el sueño de una prostituta por ser princesa del corazón en «Diciembre: bien lo sabe bien» conforman un grado de imaginación nacido de pequeños detalles que acaban siendo el centro de gravedad de estos cuentos. En cambio, «Julio: la doble vida de un día cualquiera» y «Agosto: utopías» reflejan la visión que pudo haberse formado alrededor de estas historias que enfocan un mundo mejor que existe al otro lado del espejo.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Ilusiones vanas

Estándar

Una playa de septiembre (La isla de Siltolá, Sevilla, 2017), primera obra de la investigadora predoctoral en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Sofía González Gómez (Pedro Muñoz, 1993), contiene diecinueve relatos agrupados en dos secciones. Las historias que comprenden este libro de cuentos reflejan situaciones cuotidianas de personajes cuyas ilusiones se resquebrajan como un iceberg. Estos desencantos caminan más hacia la decepción ante conocer gente nueva en la primera parte de la obra mientras que en la segunda parte se respiran desilusiones con mayor crudeza. La interacción de las voces narrativas con las personas que rompen sus expectativas sucede en espacios de tránsito como las calles de Madrid, lugares culturales, medios de transporte e Internet, en su mayoría. La Red, a su vez, supone una fábrica de sueños en la que se preconciben las personalidades de los personajes que defraudan en cada texto. La omnipresencia del espacio cibernético destaca también por el empleo de léxico digital con la incorporación de vocablos de este ámbito como emoji o whatssapp, lo cual otorga un aire costumbrista a los escritos.

La vida es una sorpresa tras otra. Algunas son agradables y otras una bofetada de realidad. La ingenuidad acentúa las segundas. La ilusión ante nuevas relaciones humanas funciona como un hilo invisible que une todos relatos de este compendio de relatos. Dicha sensación se acrecienta al conocer personas en Internet, ya que el muro que constituye una pantalla ayuda a construir una imagen de uno mismo distorsionada o no de la real. Esta barrera desaparece al tener delante al individuo con el que se ha establecido un vínculo virtual, lo cual favorece la aparición del hastío al no encajar la imagen idealizada con la de carne y hueso. A modo de ejemplo, destacan «Una playa de septiembre» y «El enemigo de los pájaros» que reflejan con gran precisión ese contraste entre imaginación y realidad.

Lenguaje oral, escrito y, recientemente, virtual. La ambientación temporal de Una playa de septiembre comprende estos tres tipos de maneras de comunicarse utilizando la lengua. El tercero de ellos se usa de forma orgánica sin que al sumergirse en los textos se vea ningún tipo de artificio, lo cual agiliza la lectura de los mismos. La integración de términos tecnológicos como emoji o whatssapp, añadidos en el último lustro al léxico habitual de los hablantes, comporta una reivindicación por parte de la autora al formar parte de la cotidianeidad de varias personas entre las que, probablemente, ella se incluye. A través de estos vocablos, el contexto en el que se mueven dentro de las historias en los que aparecen genera situaciones donde el impulso por conocer a alguien cambia de parámetros. Por ejemplo, hace unas décadas encontrar pareja se limitaba a métodos más analógicos como recomendaciones de amistades o dejarse llevar por la casualidad. Hoy en día, las posibilidades son infinitas a la vez que se multiplican las decepciones que habitan esta obra como las visibles en «Compra-venta de identidad» y «Los anticuchos». En el primero de estos dos cuentos las relaciones humanas parten de los intercambios de artículos vía Wallapop y de cómo nos disfrazamos ante un desconocido. Por su parte, el segundo es un clásico de cita fallida con la variación de que la Red da herramientas para idealizar aún más al otro, siendo mayor la decepción.

Lee el resto de esta entrada

Vacíos

Estándar

Ausencias (La isla de Siltolá, Sevilla, 2017), primer libro de cuentos de Raúl Clavero (Salamanca, 1978), lo componen veinte relatos repletos, por un lado, de formas de asimilar la pérdida de un ser querido o de la inocencia debido a un suceso traumático mientras que otros textos de este compendio ahondan en la construcción de la identidad de los personajes a modo de exploración personal. La muerte y la enfermedad acechan la cotidianeidad de padres, madres, hijos y amigos que llenan el vacío de sus corazones de la mejor manera que pueden. Como dato anecdótico, cada pieza del libro ha sido premiada o finalista en algún concurso literario.

La muerte nos rodea, nos golpea y nos hiere cuando se lleva a alguien amado. Afrontar el duelo por esa persona que ya no está con nosotros es un camino lleno de dificultades que cada uno recorre cómo puede. Negar los recuerdos ligados a seres fallecidos trágicamente es la reacción de Ricardo en «Ausencias» y de una madre a la que le cuesta asimilar la defunción de su pequeño en «Los pasos pendientes». Ambos personajes evaden el doliente suceso que explotó en su vida para negarlo llevando una existencia solitaria u obsesionándose con lo que pudo haber sido del amado familiar, respectivamente. La incomprensión que reflejan estos cuentos ante la última frontera de la vida se mezcla con la culpabilidad del superviviente. El no entender la causa de la defunción de alguien cercano lo comparten con los padres que aparecen en «Hormigas» ante la pérdida de su hija. Distintas reacciones ante el final que todos compartimos desvelan una inquietud por parte de Clavero por indagar en cómo nos afecta el fallecimiento de un ser querido.

En sintonía con el enfrentamiento hacia el vacío que deja en el corazón el que abandona este mundo se profundiza en cuentos como «El atasco» o «Cajas» en la actitud de un familiar sobre la enfermedad de otro. En el primer caso el cerebro de un niño deja de acumular experiencias vitales mientras su cuerpo continúa creciendo, lo cual provoca que repita perpetuamente las inquietudes propias de la infancia. El amor y la paciencia ante la inamovilidad de la medicina son las únicas vías que la madre de este joven posee para lidiar con su nueva realidad. Por su parte, en el segundo texto un niño pierde la inocencia al darse cuenta de la frágil salud de su hermano al que tanto quiere. No importa la edad al tener que adaptarse al malestar que padece un familiar, ya que el afecto que sentimos hacia esa persona nos da fuerzas para sobrellevar esa situación tal y como reflejan estos escritos cuyos personajes pueden existir en nuestra cotidianeidad. Lee el resto de esta entrada

Tu nombre será Israel

Estándar

Y no me llamaré más Jacob (La isla de Siltolá, Sevilla, 2016), de David Aliaga (Hospitalet de Llobregat, 1989), comprende dieciséis relatos que muestran rituales, viajes por la memoria y la inmersión del autor en el judaísmo en clave de autoficción. Las historias que conforman este compendio de cuentos se presentan con un grado de detallismo riguroso que enfatiza lo que sienten los personajes ante la soledad, el miedo o los recuerdos de lugares que el tiempo ha cambiado. Como ya ocurría en Inercia gris, cuya reseña podéis leer en Murmullo gris, los silencios pesan en algunos textos, ya que al sugerir el devenir de la trama se adivina la aparición de lo monstruoso entre líneas, lo cual viste de intriga a los escritos con gran acierto.

El rol de la conversión de Aliaga en el judaísmo ya se pone de manifiesto en el título de la obra que toma de Génesis 32:29 en el que se rebautiza a Jacob como Israel. La relevancia del cambio de nombre reaparece en «Clases de hebreo» debido a que en el rito de iniciación al judaísmo la persona que acoge este dogma elige un nombre propio que lo distinga como miembro de la comunidad. Los primeros pasos del autor en la nueva religión no solo nos los muestra mediante el poder de la palabra sino también a través de las impresiones que provocan en él rituales como el tefilin, que se presenta minuciosamente en «De triatletas y filacterias», o encender las velas de las lucernarias en Janucá en «Luminarias». En los tres casos los vocablos que pueblan los relatos están repletas de ilusión y cotidianeidad al incorporar estas nuevas costumbres en la rutina del autor que, a su vez, actúa como narrador en un ejercicio de autoficción en el que se desnuda para reivindicar su reciente incorporación al judaísmo. Probablemente, la voluntad de plasmar esta nueva arista en la identidad de Aliaga le lleve a concebir gran parte de los personajes que habitan en el libro como hijos de Israel o personas que en algún momento de sus vidas se relacionaron con el pueblo judío.

Al echar la vista atrás recordamos con cariño lugares en los que fuimos felices. De vuelta al presente, estos espacios en la memoria se han transformado en territorios austeros como le sucede al hogar de Edith Wasserman en «Será peor» o a Tonk al superponer la imagen que evoca de Támpere durante su juventud con la que halla en la vejez en el relato de título homónimo a la ciudad que revisita tras largos años. Este contraste entre el locus amoenus y el locus eremus se yuxtapone en estos dos textos para recalcar la nostalgia que sienten estos personajes hacia un lugar del mundo al que llamaron hogar en algún punto de sus vidas. El reverso de este ejercicio mnemotécnico se vislumbra en las atrocidades en las que participó el miembro de las SS Sebastien Schmelzer cuyos recuerdos va rescatando del olvido la voz narrativa de «Plomo en la mirada» y «Escribir en la memoria» en un intento por reconstruir la figura de su anciano vecino. A modo de detective, el joven que investiga el pasado del soldado va recolocando los recuerdos de infancia en casa del viejo con los testimonios que la historia conserva. Lee el resto de esta entrada

¿Quién es la escultura de sí mismo?

Estándar

los-singulares-individuos¿Quién es la escultura de sí mismo? es una metáfora recurrente en el libro de relatos Los singulares individuos (La isla de Siltolá, Sevilla, 2016) de Albert Lladó (Barcelona, 1980) que, a través de cuatro secciones, presenta una serie de historias vestidas con filosofía, humor, ironía y denuncia hacia situaciones protagonizadas por personajes que intentan romper con su rutina diaria o bien dejarse llevar por ella. En estos cuentos también hay lugar para reflexionar sobre los escritores que pueblan la obra así como las amenazas sociales que acechan nuestros tiempos. Todos estos ingredientes están precedidos por cuatro citas que abren cada apartado del libro a las que les siguen textos con giros narrativos al final que invitan a una relectura y a más de una posible interpretación de los mismos.

Este compendio de relatos se estructura en cuatro agrupaciones que van acompañadas de una cita que plasma una idea que se percibe en los textos ubicados en cada una de las partes de la obra. Las tres primeras son fruto de filósofos mientras que la tercera procede de una poeta. Sin embargo, la filosofía se halla en las venas de cada texto, dándoles forma como las olas a las rocas de un acantilado. La cita de Eugenio Trias da pie a personajes particulares a la vez que evoca al título de la obra mientras que la siguiente, de Miguel Morey, trata sobre el fracaso, el cual enlaza con la esperanza de la frase de María Zambrano. La última parte lamenta la falta de libertad que se respira en las palabras de René Char así como en las narraciones breves que le siguen. Por ello, estas cuatro menciones son un indicador de lo que está por venir aunque las historias que componen Los singulares individuos sean más que filosofía. En la mayoría de los casos no hace falta tener conocimientos básicos de este campo del saber, ya que hay más factores a tener en cuenta a pesar de que ser un entendido en la materia ofrece unos intertextos y una visión del libro que no todos poseen.

Un lugar común entre los autores es comentar los vicios y virtudes del arte de escribir al que se le suma los de los periodistas, ya que Lladó es uno de ellos. El ingenio literario en «Estilo propio» y «La sostenibilidad» se contrapone a la frustración del protagonista de «La vocación» quien, a pesar de probar varias experiencias que sirvan como motivo narrativo, no acaba de rellenar una hoja en blanco. En cambio, en los otros dos relatos este objetivo se consigue, siendo «La sostenibilidad» la hipérbole de la producción de textos literarios en masa. A esta serie de situaciones se le suman «Palimpsesto», «Ambiente exclusivo» y «Joystick» que critican, partiendo de la prensa, la presión que se siente ante la fecha de entrega en los dos primeros textos mientras que el tercero muestra un futuro distópico, no muy lejos de lo que sucede en el presente, en el que toda noticia está preparada según unos parámetros establecidos por las empresas patrocinadoras. En medio de esta lucha de egos y miedos se halla «La tradición» que como una lapida se repite cíclicamente sin envejecer un solo día. Lee el resto de esta entrada