Archivo de la etiqueta: naturaleza

Garcilaso y la poesía nueva

Estándar

El presente artículo tratará sobre la culminación de la métrica italianizante en la lírica española gracias a la figura de Garcilaso de la Vega. Previamente, se enmarcará el contexto literario en el que surge esta poética italianizante. Tras esto, se señalarán los cauces poéticos españoles que influenciaron al toledano. Asimismo, se profundizará en cómo asimiló las formas italianas enriqueciendo la poesía española. De este modo, se persigue establecer el progreso de un poeta que logró amalgamar al molde hispánico la nueva poesía renacentista.

En el crepúsculo de la Edad Media, el hombre empieza a sentir que él es la medida de todas las cosas. Este antropocentrismo rompe con el teocentrismo medieval y abre un nuevo período lleno de avances en la sociedad europea. Entre ellos destacan el desembarco en el Nuevo Mundo, las reformas religiosas y la invención de la imprenta. Estos acontecimientos, acompañados de la relectura de los clásicos grecolatinos, forman al hombre moderno. Al salir de las tinieblas del Medievo, el humanista siente que debe renovarse. En respuesta a esta necesidad, en Italia se redescubren a los clásicos para parangonarse a ellos. Acto seguido, los autores españoles emularían a los italianos sumándose al Humanismo, concepto que surgió en el siglo XIX para denominar a los humanistas del siglo XVI. A su vez, estos intelectuales se adoctrinaron en las studia humanitatis (gramática, retorica, poética, historia y filosofía moral). Paralelamente, surge el Renacimiento:

Por renacimiento entiende todo el mundo la resurrección de las ideas y de las formas de la antigüedad clásica. Pero esta resurrección no podía hacerse sino en lo que era compatible con los adelantos y el espíritu de la civilización cristiana, y con el general movimiento de las naciones europeas. Así es que ni la idea ni la forma clásicas renacieron puras y sin mezcla, sino una y otra muy diferentes de lo que en Grecia y en Roma habían sido. No habían venido en balde el cristianismo, las invasiones germánicas y la Edad Media (Menéndez y Pelayo, 1942: 3).

Este renacer ideológico se manifiesta debido al progreso europeo. En el campo de las letras, la crítica aconseja glosar estas terminologías bajo la de Siglo de Oro, puesto que es más económica para referirse a las letras españolas de los siglos XVI y XVII. El concepto de Siglo de Oro procede de la aurea aetas clásica. Este término es empleado para referirse a una época de esplendor que, en el ámbito literario, abarcaría desde la poesía de Garcilaso de la Vega hasta el teatro de Calderón de la Barca (Blecua, 2006:88). En cuanto a la poesía, se retomaron temas clásicos como el bucolismo virgiliano, el amor platónico y la temática mitológica. La Poética de Aristóteles, las Bucólicas de Virgilio y la Metamorfosis de Ovidio fueron los modelos clásicos imitados por el hombre renacentista. Por su parte, Sannazaro, Petrarca, Ariosto o Dante fueron algunos de los modelos italianos que imitarían los autores españoles en el siglo XV.

Garcilaso de la Vega (Toledo, 1501 – Niza, 1536) fue uno de los poetas más ilustres del Siglo de Oro español. Su vida estuvo ligada a las armas y las letras, ya que compaginó su carrera militar con su interés por la poesía. Cursó sus estudios en Toledo hasta que empezó a servir al Emperador en la corte. La llegada de Carlos V a España en 1517 provocó antipatía social que desencadenó en la guerra de las Comunidades. En ella, Garcilaso luchó a favor del Emperador mientras que su hermano, Pedro Laso de la Vega, capitaneó la revuelta. En 1520 Carlos V nombró a Garcilaso de la Vega contino de su guardia. Tras esto, fue nombrado caballero de Santiago en 1523. En 1525 se casó con Elena de Zúñiga y al año siguiente conoció a Isabel Freyre, su amante. Debido a la implicación de Garcilaso en las nupcias de su sobrino el emperador lo destierra a una isla del Danubio (24-03-1532).Una vez libre, se dirigió a Nápoles donde entabló amistad con Pietro Bembo y Bernardo Tasso, entre otros. Entre 1533 – 1534, Garcilaso viajó de Nápoles a España para tratar unos asuntos. En uno de estos viajes supo de la muerte de Isabel Freyre. En 1536, Garcilaso sufrió una herida mortal mientras subía la muralla de Le Muy. Su cuerpo fue enterrado en el monasterio dominico de San Pedro Mártir (De la Vega, 1995: XXV – XL). Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Música para correr

Estándar

Escuchar música para correr nos da compañía, motivación y ayuda a centrarnos en el objetivo que queremos acometer durante la práctica de este ejercicio físico de forma distinta a la música para estudiar. Recorrer quilómetros con la suela de zapatillas deportivas no es solo una moda que está en boga hoy en día sino que es un aliado para mantener una buena salud y forma física siempre que se mantenga un ritmo constante sin dañar el cuerpo. La elección de una lista de canciones que nos sirvan de escuderos en este cometido es crucial para centrarse en la tarea de avanzar hacia adelante paso a paso sin distracciones externas. La elaboración del repertorio dependerá de los gustos musicales del usuario y del efecto de la parte instrumental de una melodía así como de la letra, ya que no es lo mismo escuchar un tema cañero con mensaje motivacional que una balada de carácter amoroso. También influye el lugar  en el que se ejecute esta actividad siendo distinto si nos hallamos en un gimnasio, donde no siempre nos dejarán escuchar música por los auriculares, que al aire libre.

Para disfrutar de una mayor capacidad de movimiento en la elección de las piezas musicales a la vez que podamos correr de una forma más sana es recomendable elegir un espacio natural en el que haya caminos aptos para nuestro cometido. En este caso son válidas tanto las zonas de montaña como las de playa. Una vez elegido el lugar, cabe preguntarse qué tipo auriculares usaremos. Por ejemplo, los de tamaño grande protegen el oído de sonidos estridentes pero son molestos a grandes temperaturas mientras que los que poseen unas dimensiones medianas y pequeñas no sobrecalientan la oreja a pesar de que, a priori, es más probable que el interior de la oreja se nos dañe con un alto volumen de las canciones o un mal uso de ellos. Sea cual sea la opción seleccionada, se debe de utilizar con responsabilidad sin causar molestias.

El género por excelencia para animarnos durante el ejercicio de correr, darnos ese añadido motivacional que nos empuja a dar lo mejor de nosotros mismos en cada tramo del recorrido y que, pasen los años que pasen, no decae es el rock & roll. La fuerza que transmiten las notas musicales que salen de guitarras eléctricas, baterías, bajos y platillos no se da en otra modalidad musical. En mi opinión, existen tres temas que toda persona que quiera practicar footing escuchando rock podría incorporar a su lista de reproducción. Se trata de «Fight the good fight» de Triumph, «Eye of the tiger» de Survivor y «Pushing to the limit» de Paul Engemann. Estos tres hits de la década de los ochenta pueden ser la fuente de energía en la que apoyarnos para centrarnos en la ruta que elijamos, nos motivemos en lograr como objetivo correr los quilómetros que nuestros músculos pueden alcanzar y nos anime a mantener el ritmo. En estos tres casos el acompañamiento instrumental puramente rock y versos como “Fight the good fight every moment”, “Hanging tough, staying hungry” o “Nothing gonna stop you, there’s nothing that strong” de las tres canciones mencionadas anteriormente, respectivamente, refuerzan el espíritu luchador que arde en el corazón del corredor o corredora a la hora de salir a practicar running.

Lee el resto de esta entrada

La no biografía de Orlando

Estándar

OrlandoOrlando será testigo de cuatro siglos de cambios en su entorno y en su sexualidad que le harán reflexionar profundamente sobre el amor, la literatura, la alta sociedad inglesa y sobre su gran predilección. La naturaleza. A modo de biografía, Virginia Woolf (Londres, 25 1882 – Lewes, 1941) relata la longeva vida del personaje que da título a Orlando (Hogarth Press, Londres, 1928), traducida por Jorge Luís Borges en la edición de Edhasa (1986), quien experimenta transformaciones en el mundo durante cuatro centurias a la vez que deja de ser hombre para convertirse en mujer. Pese a presentarse como texto biográfico, esta novela contiene innumerables interrupciones del narrador que aclara, comenta y opina sobre las venturas y desventuras de la persona cuya vida cuenta rompiendo así el molde en el que se vertebra la obra. Probablemente, las intervenciones en la historia buscan parodiar el género biográfico.

Un noble debe hacer vida en la corte real si quiere tener un rol visible en este círculo selecto. Debido a la condición aristócrata de Orlando, se introducirá en el séquito de la reina Isabel I de Inglaterra de la que se ganará su simpatía convirtiéndose en el preferido de la monarca. No obstante, este estado privilegiado se quiebra durante la gran helada que sucede en el período jacobino porque Orlando mantiene una estrecha relación amorosa con la princesa rusa Marusha Stanilovska Dagmar Iliana Romanovitch a la que amará fugazmente. El fin de este amorío coincide con el deshielo del frío polar que había cubierto Inglaterra por aquella época. Años más tarde y recuperado su corazón de tal desencanto, Orlando decide emprender un viaje hacia Turquía como embajador del rey Carlos II volviendo así a tener un papel destacable como aristócrata hasta que a su regreso lo dan por muerto, ya que ha pasado décadas fuera de su hogar.

Durante su travesía en tierras turcas pasó de ser un hombre a una mujer cuando se cambió de vestido. Al volver a casa, pierde toda relevancia como miembro de la aristocracia debido a que es una dama y sólo puede aspirar a ser esposa o madre a la vez que debe restringir hábitos como pasear sola en público. Haber transitado por los dos sexos le ayuda a comprender las formas de actuar de ambos a través de los sentimientos y la manera de pensar que le aporta el género masculino y el femenino, lo cual da pie a que en su nuevo estado los entienda mejor teniendo un punto de vista más amplio. Paralelamente a estas normas establecidas y cumpliéndolas en parte, Orlando realiza su propio camino indagando sobre el significado del amor, de la literatura mientras disfruta de su fascinación por la naturaleza. Lee el resto de esta entrada

Las aventuras de Zalacaín

Estándar

Zalacaín el aventureroTodo hombre se rige por un código moral. La novela Zalacaín el aventurero (Domenech, 1909) de Pío Baroja (San Sebastián, 1872 – Madrid, 1956) narra las aventuras y desventuras de Martín de Zalacaín en territorio vasco durante el desarrollo de la Tercera Guerra Carlista (1872 – 1876). Zalacaín es un hombre que ha crecido en el monte sin ir nunca al colegio, lo cual hará que se sienta más hijo de la naturaleza que español o vasco. A esta defensa de la vida campestre como su patria se le suma el su carácter temerario que le llevará a situaciones violentas de las que saldrá victorioso debido a su buena suerte. Por ello, los testigos de las hazañas de Zalacaín lo verán como un héroe o un enemigo de los carlistas aunque en ningún momento se defina como tal porque él se considera un comerciante que ama el peligro.

La historia de Zalacaín se organiza en la novela en tres partes denominadas libros: “La infancia de Zalacaín”, “Andanzas y correrías” y “Las últimas aventuras”. Esta distribución corresponde a la estructura lineal de inicio, nudo y desenlace de una historia convencional a la vez que se relatan etapas vitales del personaje en el que está centrada la trama. Durante su niñez, se perfilan elementos que condicionarán su futuro como su gusto por el riesgo, los consejos de su tío abuelo José Miguel Tellagorri, el afecto que siente hacia Clara Ohando y el odio que le profesará a su hermano Carlos. El desarrollo y resolución de estas situaciones configura la trama. Uno de los ejes de este esquema narrativo es una crónica que narra el enfrentamiento entre Martín López de Zalacaín y un antepasado de la familia Ohando en 1412 que acabó con la muerte heroica del primero. Este hecho histórico ensalza la condición humilde de los Zalacaín frente a la adinerada de los Ohando así como le proporciona a Martín el precedente de un hombre bravo en su linaje.

Un héroe es alguien que es recordado por hazañas increíbles realizadas en busca de gloria, fama y poder o no. Desde el punto de vista de los demás, las proezas que consigue Zalacaín mientras trabaja como mercader son tratadas como gestas heroicas pese a que él no busque dejar su huella en la Historia como alguien extraordinario. En su lugar, se le dibuja como un hombre temperamental que se rige por las reglas que le enseñó Tellagorri como fue la de dedicar su vida al comercio sin militar en el bando carlista ni en el bando liberal en el conflicto bélico que se avecinaba. La condición de vendedor en tiempos de guerra le añadía peligrosidad a su cometido, la cual apasionaba a Zalacaín debido a la confianza que tenía en su buena estrella. No importaban las situaciones peliagudas en las que se veía involucrado mientras hacía contrabando de mercancías entre Francia y España porque la buena fortuna nunca se olvidaba de él. Por ello, este personaje no es ni un héroe ni un antihéroe, puesto que las aventuras que lleva a cabo le hacen sentir vivo. Lee el resto de esta entrada

Música para estudiar

Estándar

treble-304441_1280Prepararse un examen requiere de paciencia, perseverancia y concentración. Sin estos tres factores, estamos perdidos. Los dos primeros responden a la fuerza de voluntad de cada persona pero no siempre podemos concentrarnos. ¿Cómo podemos conseguirlo? Escuchando música para estudiar. Para ello, tenemos que estar en un lugar en el que no molesten las canciones que oiremos. Es decir, este método excluye bibliotecas. En cambio, se puede practicar al aire libre o en casa. El tipo de sonidos que nos ayudan a prepararnos para un examen depende del individuo y de sus gustos musicales. Por ejemplo, a quien no le guste Chopin, no le servirá para instruirse en una materia.

¿Qué tipo de sonidos favorecen un aprendizaje profundo y eficaz? Según los expertos, la música clásica, ya que es armónica. En concreto, las composiciones musicales de Mozart estimulan nuestro cerebro y lo ayudan a emprender tareas como estudiar. Una de las mejores piezas musicales del austriaco es «Sonata para piano N° 16 en Do Mayor K. 545». Al oírla, sientes una paz interior que te envuelve por dentro. Esta sensación de tranquilidad hace que aumente la capacidad de concentración y, en consecuencia, la disposición para asimilar conocimientos. Aunque las piezas musicales de Mozart sean la mejor recomendación para prepararse un examen, existen otras sintonías que refuerzan nuestro cerebro para desempeñar tan importante tarea. Hablo de los murmullos de la Madre Tierra. Lee el resto de esta entrada