Archivo de la etiqueta: reivindicación

GLOW: luchando por la igualdad

Estándar

Glow (Netflix, 2017) está ambientada en la década de los años ochenta en Estados Unidos. El título de esta serie hace referencia a un show televisivo de lucha libre de mujeres llamado Gorgeous Ladies of Wrestling (GLOW), reivindicando así que este espectáculo de combates no es exclusivo para hombres. Ellas también tienen derecho a pelear en el ring para demostrar que son mucho más que hijas, madres o esposas. Ante todo, son GLOW. Partiendo de la premisa de igualdad entre mujeres y hombres, un director de cine de serie B, Sam Sylvia, convoca un casting en un gimnasio en busca de mujeres poco convencionales que quieran ser las primeras luchadoras de esta nueva modalidad de lucha libre que se emitirá por televisión. De las catorce elegidas, unas están decididas a mostrar que son capaces de ejercer un trabajo que para ellas antes estaba vetado mientras que a otras les atrae más el espectáculo que este formato televisivo lleva consigo. Ambas metas no son posibles sin un entrenamiento físico en los movimientos y las coreografías propios de esta práctica combativa sin los cuales cualquier motivación queda en humo. Todos estos ingredientes van sazonados con canciones de rock & roll de la época que se palpan desde el tráiler de la ficción televisiva hasta los créditos del último capítulo a la vez que la caracterización de personajes y localizaciones nos sumergen de lleno en la década de los ochenta en tierras norteamericanas.

Tres de las mujeres que se embarcan en el proyecto que se va fraguando en esta narración televisiva quieren dejar de estar cosificadas en su vida laboral o personal por personas que creen poder decidir lo que les conviene. Para reivindicarse como personas, cada una de ellas camina hacia delante para lograr su meta gracias al programa televisivo GLOW. La lucha libre les ayuda a ganar cierta independencia respecto a los hombres de su vida. El personaje de Ruth Wilder es donde mejor se representa esta transformación puesto que ella en su carrera como actriz no consigue despuntar en roles de poder que tradicionalmente pertenecen a los hombres. Por ello, formar parte de un equipo de mujeres de lucha libre es un reto que acepta con gusto para ponerse a prueba como profesional. En cambio, Debbie Eagan, también actriz, está satisfecha con ser madre, esposa y representar papeles de poco peso en series hasta que gracias a participar en el show que prepara Sylvia se da cuenta que en el combate físico ella es la dueña de su cuerpo y no su marido. Por su parte, Carmem Wade sueña con seguir los pasos de su padre y sus hermanos en el mundo de la lucha libre profesional lo aprueben ellos o no. Las tres compañeras en el ring se enfrentan a obstáculos para formar parte de un equipo de mujeres que pelean en un terreno de hombres.

El entrenamiento riguroso que siguen para alcanzar la meta deseada pasa por una preparación física diaria en el gimnasio al que asisten bajo la dirección de Cherry Bang que les ayuda a ponerse en forma, se preocupa de que estén comprometidas con el proyecto y de que se centren en él. La elección de una mujer como entrenadora recalca el mensaje feminista que subyace en la historia como parte de la lucha por la igualdad que se lleva a cabo en la trama. Pese a ello, este personaje solo les enseña ejercicios básicos y disciplina en el ejercicio físico, ya que las personas más cercanas al mundo de la lucha libre son los que le transmiten a las mujeres de GLOW coreografías de combate y la importancia de confiar en la compañera del ring sin importar qué tipo de relación existe fuera de él. Para que funcionen las peleas, no solo hace falta un estado físico optimo o conocer algunas llaves de lucha sino que es necesario estar compenetrado con tu contrincante para no hacerse daño y para que el público disfrute del show.

Lee el resto de esta entrada

Hay que luchar por ser feliz

Estándar

LA ESTRELLABelén Carmona (Santa Coloma de Gramanet, 1973) es una escritora, periodista y guionista que dio luz a La Estrella (Ediciones B, 2011), una novela llena del optimismo y el duende de su protagonista Estrella. Ella despierta amor a los que la rodean. Siempre ayuda a los demás porque tiene un brillo sin igual. Aunque trabaje como mujer de la limpieza en el depósito de cadáveres y aunque su vida sentimental sea turbulenta, ella transmite alegría las veinticuatro horas. Su fuente de energía es la emisora colomense Radio Tele Taxi donde sintoniza canciones de rumba y flamenco. La música le acompaña desde muy joven cuando cantaba y bailaba en la discoteca Styloo de Santa Coloma de Gramenet. Por tanto, la música forma parte de su ADN tal y como reflejan la infinidad de referencias intertextuales hacia las sintonías de Radio Tele Taxi.

Cada mañana, Estrella escucha las desventuras que los radioyentes le cuentan a Justo Molinero en su emisora preferida. Él siempre les anima a seguir adelante porque si la vida te golpea, tienes que levantarte con una sonrisa. Mensajes de este tipo inspiran coraje a Estrella para transmitírselos a sus seres queridos. Aun así, ella se guarda sus penas para sí misma. No tiene la vida con la que soñaba de niña ni siente que su pareja la ame como ella esperaba. En su interior todo se desmorona. Sus únicos salvavidas son las canciones que suenan en Radio Tele Taxi y que se han convertido en la banda sonora de su vida. En concreto, las melodías que le dan más fuerza son las de Tijeritas, a quién admira con devoción. Cansada de los sinsabores de su vida, decide emprender un camino para ser feliz.

Aprender a quererse no es fácil ni imposible. Aunque la nostalgia de tiempos mejores te reconforte en un presente amargo, se pueden limpiar las legañas que te impiden ver lo que se necesita para sentirse mejor. A veces, una voz amiga inspira valor para conseguir ser una mejor versión de uno mismo. Otras, hay que luchar contra lo que nos provoca sufrimiento y abrazar lo que nos hace sonreír. Tras varios desamores y sueños incompletos, Estrella pasa página iniciando un nuevo capítulo en su vida protagonizado por todas las metas que quiere conseguir. Todo este proceso que ella realiza es visto desde fuera por su amigo El Junqui quien le enseñará que si la vida es dura, ella también tiene que serlo. Él es un personaje pintoresco, alegre y seguidor del cantante Junco del que procede su apodo. Aunque sea albino, es optimista ante las adversidades que se le presentan y sabe perdonar a las personas que le hacen daño. Las buenas vibraciones que desprende este hombre le darán a Estrella un punto de vista más amable de la vida. Poco a poco, la luz de Estrella será la más brillante del cielo de Santa Coloma. Lee el resto de esta entrada

Recolocando piezas

Estándar

rompecabezasLa directora argentina Natalia Smirnoff debuta con Rompecabezas (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, 2009), un filme que trata sobre cómo María del Carmen, un ama de casa ordinaria, descubre que tiene talento para resolver puzles. A raíz de este hallazgo, ella dejará de realizar sus labores domésticas, lo cual irritará a su marido. Por tanto, esta película muestra como una mujer de mediana edad consigue desmontar su rol de ama de casa para perfeccionar su técnica de colocar piezas de puzle.

Cuando María del Carmen cumple cincuenta años su familia lo celebra con ella y recibe un regalo inesperado: un rompecabezas. Llena de curiosidad, lo monta. Tras esto, decide comprar más por muy difíciles que sean. Su tenacidad hace que se olvide de ir al mercado y del resto de sus tareas. Poco a poco, su marido se percata de que su esposa pasa más tiempo con su nuevo hobby que con él. En consecuencia, crece la tensión en la pareja porque el arquetipo de la perfecta casada se rompe puzle a puzle. Él en lugar de apoyarle, le reprocha su afición. Por su parte, ella decide compartir su afición con Roberto quien compite en torneos de rompecabezas.

A partir de entonces, María deja de ser una esposa complaciente hacia su marido para convertirse en una mujer decidida a ser la mejor armando puzles. En este sentido, es interesante cómo se presenta la imagen del hombre dominante y la mujer sumisa representados por los personajes de Juan y María del Carmen. Él siempre confía en que su pareja lo haga todo, ya que su única preocupación en casa es ver el fútbol y tener sexo con ella. En cambio, ella dedica todo su tiempo en contentar a su hombre y a sus hijos adolescentes. Sin embargo, los rompecabezas descomponen la relación de poder que él ejerce en ella. Aceptar la nueva pasión de su esposa será el gran reto para Juan en este largometraje donde vemos cómo una mujer cambia de actitud hacia la vida y hacia ella misma. Lee el resto de esta entrada

El anime en las cadenas televisivas españolas

Estándar

animeesEl anime en España ha sido relegado a un plano marginal en la televisión donde emiten más reposiciones de las series de la década de los noventa que nuevas. En aquella época cualquier espectador podía hacer zapping por todos los canales televisivos y ver algún episodio de animación japonesa. Los nostálgicos del género llaman a estos años la edad dorada del anime en español debido a la gran oferta que de este había. Recuerdo que niños y niñas madrugábamos para ver durante el desayuno Doraemon en TV3, Dash!! Kappei en Telecinco, Sailor Moon en Antena 3 o Rurouni Kenshin en Canal + y un largo etc. Ya en los 2000 llegarían Pokémon, Yugi-Oh, Digimon, Shin Chan y algunas más que compartían parrilla con la eterna Dragon Ball.

Estos ejemplos son una pequeña muestra de lo que durante este período uno se podría encontrar al cambiar de canal. Algunos los emitían los fines de semana por la mañana, por la tarde o incluso de madrugada como sucedía en el Canal 33 a finales de los años noventa. En España esto estaba por todas partes. Lo veías tú, tu vecino, los compañeros del colegio y prácticamente todo el mundo. Era vox populi entre los menores de edad y los jóvenes. La gran mayoría de estos colectivos disfrutaba de las aventuras de un sinfín de personajes masculinos, femeninos o robóticos. No importaba si se trataba de un shōnen, un shōjo o si la trama ocurría en nuestro planeta o a bordo de una nave espacial. Estos dibujos procedentes del país del sol naciente arrancaban sonrisas y lecciones sobre la vida a partes iguales en los televidentes de antes y en los de ahora. Hay cientos de historias de niños y niñas que aprendieron lo que es la amistad, el respeto, la confianza, el amor y el afán por superarse a uno mismo gracias a la narrativa que les contaban innumerables series. Ahora esa llama que ardía con tanta fuerza en el pasado son unas ascuas de lo que fueron en la televisión española.

Ya sea por motivos económicos o para promover contenidos de otro tipo, este tipo de animación ha sido confinada a repeticiones incontables de grandes éxitos del siglo pasado como Dragon Ball o Doraemon que, pese a ser grandes ejemplos de animación japonesa y tener una legión de seguidores, monopolizan las escasas franjas horarias que aun posee el anime en este país. ¿Habría que dejar de emitirlas para siempre? No, pero sí reducir sus horas de emisión para darle la oportunidad a series que merecen ser dobladas a las lenguas oficiales del estado español dando así trabajo a los profesionales del doblaje de conocer nuevos personajes así como presentárselos a las nuevas generaciones que están creciendo con ejemplos televisivos grotescos a través de programas sensacionalistas que reflejan el patetismo del ser humano. Lee el resto de esta entrada