Archivo de la etiqueta: Roberto Bolaño

Cartografía de un duelo: Rocapins

Estándar

A las orillas de la comarca de El Maresme, Arturo Belano e Iñaki Echevarne protagonizaron un duelo. Su ubicación resulta imprecisa en Los detectives salvajes para los que no conozcan la zona. Sin embargo, la visión panorámica de Susana Puig ofrece pistas para descubrir la cala en la que seguramente ocurrió el duelo: Rocapins. Probablemente, Roberto Bolaño frecuentaba zona costera entre Sant Pol de Mar y Calella, ya que estas poblaciones son próximas a Blanes donde vivía el chileno. Este conocimiento del terreno recae en la calellenca Susana Puig. Su descripción, sobre el lugar donde se enfrentan Belano y Echevarne, da detalles geográficos suficientes para afirmar que la acción sucede en la cala de Rocapins.

Al sur de Calella se halla el quilómetro 666 de la carretera nacional N-II. En el lado mar de esta vía, se encuentra la cala de Rocapins que posee dos pasos subterráneos, un rocódromo y un bar homónimo al nombre de la cala. Al finalizar la zona arenosa, se halla el aparcamiento desde donde Susana Puig contemplaría el duelo. Al leer la novela de Bolaño, se menciona que esta escena se ubica en la costa entre Sant Pol y Calella. Por tanto, su situación exacta se deduce porque la calellenca cuenta que:

Desde lo alto de la carretera, con el coche estacionado en el arcén, se dominaba la casi totalidad de la cala, una playa pequeña que en verano acoge a los nudistas de los alrededores. A mi izquierda tenía una sucesión de colinas y riscos en donde asomaba de vez en cuando un chalet, a mi derecha la línea férrea, una zona de matorrales y luego, tras una hondonada, la playa. […] En un extremo de la cala estaba el bar Los Calamares Felices, una destartalada construcción de madera pintada de azul, sin un alma a la vista. En el otro extremo había unas rocas que ocultaban calas más pequeñas, más recogidas de las miradas públicas y que en verano eran las que congregaban al grueso de los nudistas (BOLAÑO, 1999: 467 – 468).

En este tramo de la N-II es problemático estacionar un vehículo en el arcén, dada la estrechez de la vía. No obstante, esta carretera posee dos aparcamientos anexados al acantilado marítimo. Desde ellos se contempla el mar, la montaña y la vía férrea. Lo interesante de este episodio es que se específica que la zona montañosa se encuentra a la izquierda del arcén mientras que la línea ferroviaria está a su derecha. Así pues, estas indicaciones junto a la panorámica costera descrita sugieren que el emplazamiento del duelo es en Rocapins. Ante estos datos, ¿por qué el coche de Susana no podría estar aparcado en el otro parking? De ser así, las vías del tren asomarían a derecha e izquierda. En cambio, en el aparcamiento situado en el quilómetro 666 de la N-II, la línea férrea queda a mano derecha cuando un automóvil está estacionado mirando al mar. Debido a que se describe este paraje desde dentro del coche, es de suponer que este está frente a la costa.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

2666: muerte camina conmigo

Estándar

2666Todos los caminos llevan a Santa Teresa (México) donde la muerte camina con el aire del desierto. Durante los años noventa del siglo XX y principios del XXI esta ciudad fronteriza con Estados Unidos vive una oleada de asesinatos de mujeres que nunca termina. Bajo este contexto, se enmarca 2666 (Anagrama, Barcelona, 2004), del narrador y poeta Roberto Bolaño (Santiago de Chile, 1953 – Barcelona, 2003), que se estructura en: ‘La parte de los críticos’, ‘La parte de Amalfitano’, ‘La parte de Fate’, ‘La parte de los crímenes’ y ‘La parte de Archimboldi’. Cada una de estas cinco secciones tiene vida propia como relato independiente, dando la opción de leerlas en orden distinto al que están en el libro. El hilo conductor entre ellas es la ciudad de Santa Teresa que atrae hacia esta población a las orillas de la civilización a los protagonistas de las cinco grandes historias que conforman la obra. No importa si son un grupo de críticos literarios buscando la pista de su autor favorito, un profesor de universidad con una salud mental delicada, un periodista afroamericano que documenta por primera vez un combate de boxeo, el río de cadáveres que fluye en Santa Teresa o un escritor alemán de de fama mundial porque todos acaban siendo seducidos por ese lugar árido y perdido en medio de ninguna parte.

En ‘La parte de los críticos’ Manuel Espinoza, Jean-Claude Pelletier, Piero Morini y Liz Norton son cuatro profesores de literatura alemana procedentes de España, Francia, Italia y Reino Unido que sienten un amor incondicional por el desconocido escritor alemán Benno von Archimboldi. Su fascinación por el autor les llevarán a difundir, primero por separado y luego conjuntamente, la obra de Archimboldi mediante artículos académicos y conferencias alrededor del mundo en las que se conocerán y compartirán impresiones sobre su admiración por los textos del alemán. De este modo, los cuatro rescatan los textos de Archimboldi del olvido para convertirlos en objeto de estudio de los investigadores archimboldianos que irán surgiendo a partir del trabajo de los cuatro críticos.

Su pasión por la obra del escritor alemán enlaza con una obsesión creciente por su paradero, ya que nadie sabe donde vive Archimboldi ni que aspecto tiene. La curiosidad por desvelar este misterio lleva a los cuatro críticos a seguir las escasas pistas que encuentran sobre su autor favorito que acabarán guiándoles a la ciudad mexicana de Santa Teresa que es azotada por una oleada de asesinatos de mujeres. Su guía en esta población en medio del desierto será el archimboldiano Óscar Amalfitano que, al igual que sus colegas de profesión, partió de Europa hacia esa población fronteriza con Estados Unidos en la que la violencia inunda sus calles. Las atrocidades que allí ocurren acaban influyendo en todos los viajeros que pasan por allí o que acaban quedándose. Lee el resto de esta entrada

Poeta aéreo

Estándar

Estrella distanteRoberto Bolaño (Santiago de Chile, 1953 – Barcelona, 2003), narrador y poeta que empapa sus textos con tintes autobiográficos situados en los lugares en los que vivió, retrata en Estrella distante (Anagrama, 1996) las consecuencias que tuvo el golpe de estado de Augusto Pinochet en unos jóvenes chilenos que asistían a talleres de poesía en Concepción (Chile). Entre ellos se encontraba Arturo B. que años después de que sus compañeros se dispersaran por el mundo descubre cuál fue su sino gracias a las cartas de su amigo Bibiano O’Ryan. Entre los miembros de aquellas reuniones de poesía, destacaba la figura enigmática de Alberto Ruiz-Tagle cuya pista se difumina entre la fama del poeta aéreo Carlos Wieder y el arte monstruoso que este hombre hizo.

Alberto Ruiz-Tagle apareció en los talleres poéticos de Juan Stein y Diego Soto poco antes de que cayera el gobierno de Salvador Allende a manos del golpe de estado de Augusto Pinochet. En aquellos días previos al terremoto político que se avecinaba, este joven era un autodidacta de carácter inofensivo que nunca escribía poesía y que sólo se relacionaba con las alumnas del taller. Al estallar el ataque a la democracia, todos los miembros de ambos grupos que eran afines a ideologías de izquierdas huyeron de Concepción temiendo por su vida. En cambio, a Ruiz-Tagle no le horrorizaba ser capturado porque él se reveló como Carlos Wieder, aviador de la Fuerza Aérea de Chile y responsable del asesinato de varias personas entre las que se encuentran las hermanas Verónica y Angélica Garmendia.

Según la información fragmentaria que desgrana la voz narrativa de Arturo B. durante la novela, se va esbozando la imagen de Wieder como un poeta de la muerte que encuentra en el acto de matar la máxima expresión del arte. Su producción poética se manifiesta en tres formatos: versos aéreos, imágenes monstruosas y escritos líricos diseminados por revistas literarias de poca tirada con un sinfín de pseudónimos. La primera demostración pública de su obra la realiza en una avioneta militar surcando las nubes del Chile de Pinochet. Mediante piruetas y loopings peligrosos compone poemas efímeros en el cielo que inquietan a los espectadores, lo cual le hizo famoso. Su estatus de soldado lo amalgama a su vocación de poeta, ya que en ambas facetas sega vidas haciéndolas formar parte de un tipo aberrante de arte. La atrocidad de esta afición la plasma en las fotografías que toma de los cuerpos inertes de sus víctimas cuya interpretación artística sólo es entendida por individuos como él. Lee el resto de esta entrada

El palacio Benvingut

Estándar

Maquetaci—n 1Roberto Bolaño (Santiago de Chile, 1953 – Barcelona, 2003) fue un narrador y poeta cuya obra está impregnada de pasajes autobiográficos localizados en las ciudades donde vivió. La pista de hielo (Fundación Colegio del Rey, 1993), premio Ciudad Alcalá de Henares 1993, es una novela con rasgos del género policíaco que está ambientada en el verano de la ficticia localidad de Z. Este pueblo turístico situado en la costa catalana colinda con el palacio Benvingut donde deambulan viajeros errantes. A su vez, en este lugar se presencia un crimen que será narrado por Remo Morán, Gaspar Heredia y Enric Rosquelles. Sus testimonios arrojarán luz sobre lo sucedido en la periferia de Z.

El palacio Benvingut, epicentro de la novela, es un edificio laberíntico que ha sido olvidado por los habitantes de Z. En este lugar del extrarradio, el político Enric Rosquelles se reunirá en secreto con la patinadora Nuria Martí, su amor secreto. Para llamar la atención de la joven, Rosquelles construye una pista de hielo ilegal en la que la atleta entrenará para ser readmitida en el equipo olímpico español de patinaje sobre hielo. A través de esta instalación deportiva, el político catalán se ganará la amistad de la joven. Aun así, ella apenas le presta atención como hombre porque mantiene una relación tortuosa con el chileno Remo Morán. En este sentido, se establece un triángulo amoroso entre estos personajes que tendrá como foco principal el caserón donde se cometerá un asesinato. En la obra literaria de Roberto Bolaño, este espacio correspondería a lo que la crítica denomina no-lugar, ya que está apartado de la sociedad.

El aislamiento del inmueble propicia que deambulen por allí seres marginales de Z como Enric Rosquelles, Remo Morán, Gaspar Heredia, Carme, Caridad y el Recluta. Salvo los dos primeros, el resto viajan de una ciudad a otra como una corriente de aire que no deja huella a su paso. Por su parte, Enric es originario de este pueblo donde trabaja como jefe del Aérea de Servicios Personales del ayuntamiento tras realizar la carrera universitaria de psicología y una infinidad de cursos. En él recae la crítica negativa hacia los políticos que construyen obras ilícitas aprovechando su cargo que, en principio, servía para ayudar a los más necesitados. En cambio, Remo simboliza al inmigrante que estabiliza su situación en España regentando el camping Stella Maris y otros negocios tras malvivir y realizar trabajos temporales. Su experiencia personal y su situación como empresario favorece que pueda ofrecerle el puesto de vigilante nocturno del camping a Gaspar Heredia quien malvive como Remo años atrás. Lee el resto de esta entrada