Archivo de la etiqueta: Teatro

Firmamento acústico

Estándar

cielsCinco investigadores de élite, aislados del mundo, son contratados por la organización internacional Sócrates para evitar un ataque terrorista inminente. Tras meses de trabajo, han interceptado varias conversaciones telefónicas donde se escucha a cientos de jóvenes de todo el globo que denuncian la realidad en la que viven. Descifrar los mensajes recopilados es tarea del criptógrafo Valéry Mason. Sin embargo, se suicida dejando como legado las pistas para resolver el enigma en el que trabajaba. Por su parte, sus compañeros afrontarán su pérdida de formas distintas. El dolor, la incomprensión, la rabia y la tristeza convivirán con ellos. Su puesto lo ocupará su antiguo alumno Clément Szymanowski, que no es bienvenido en el equipo. Este drama de Wajdi Mouawad está narrado a través de las nuevas tecnologías que son la paleta de colores en la que se plasma este cielo nublado.

La Biblioteca Nacional de Catalunya se viste de aparatos electrónicos, piedras y estatuas, deshumanizando el escenario. Esta propuesta escenográfica tiene como eje los efectos audiovisuales realizados por Cisco Isern, que consiguen que el espectador se sumerja en la sinergia producida por grabaciones, vídeos y proyecciones. Lo más impactante de estos recursos son las voces denunciantes que capta el grupo antiterrorista y que se superponen entre ellas formando un firmamento acústico que lo envuelve todo. Por otro lado, la interpretación actoral se desdobla porque es visible en el escenario y en los vídeos. A su vez, ambos medios se sincronizan difuminando las fronteras del teatro, lo cual provoca que el espectador contemple varios focos de atención. Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Tres minutos y cuarenta segundos

Estándar

Incendis_Teatre_RomeaSimone (Julio Manrique) y Jeanne (Clara Segura) son dos hermanos que van al notario para conocer las últimas voluntades de Nawal, su madre. Esta será la mecha que encienda Incendies. En esta obra contemporánea conviven el amor y el dolor con ecos de tragedia clásica. Si el texto de Wajdi Mouawad conmueve, la puesta en escena de Oriol Broggi atrapa al espectador. Esto se debe a la gran gamma de efectos escénicos que se usan para reflejar la obra de Mouwad.

El espacio escénico de la propuesta de Broggi abarca, en ocasiones, la platea. Es decir, el espacio representado sobrepasa el escenario. A modo de ejemplo destaca la segunda intervención de Antoine (Julio Manrique) en la obra. Este personaje trabaja en un teatro y al entrar en escena lo hace atravesando la platea. Por tanto, este recurso consigue sorprender al espectador a la vez que mantiene la verosimilitud de la representación teatral. Otro efecto escénico que amplifica el espacio dramático son los gritos de una joven Nawal (Claudia Font) y Wahab. Sus voces proceden del espacio extraescénico hasta que Font irrumpe en escena buscando a un tal Wahab. Acto seguido, los gritos dan paso a una oscuridad azulada. Este fenómeno es producido por los focos laterales que enfocan una luz azul tenue. A su vez, una neblina blanca cubre el escenario.  Nawal sigue buscando a Wahab y él a ella. Lee el resto de esta entrada

Esperpento psicodélico

Estándar

macbeth-alex-rigola-13712En Macbeth un marido le demuestra su hombría a su mujer usurpando la corona con sangre. El MCBTH de Alex Rigola es extraño y experimental. La obra está dividida en dos actos separados por un entreacto. Los protagonistas del primer acto son los abetos que salvan el pobre papel de los actores. Estos objetos escenográficos marcan el lugar del escenario donde se sitúan los actores. Asimismo, su caída refleja la locura de Macbeth. Por otro lado, la interpretación actoral es débil. La frontera entre un trabalenguas e interpretar a un personaje se palpa en Joan Carreras en su papel de Macbeth. Su rap atropellado refleja un nerviosismo sobreactuado. Aun así, al ensangrentar la corona, Carreras es Macbeth. A esto se le suma el grito afónico de Miriam Iscla (Macduff) anunciando el asesinato del rey Duncan. Solo Alicia Pérez ha sabido captar la sensualidad de lady Macbeth. Ella es la única llama ardiente que brilla en un escenario de hombres de hielo.

Al abrirse el telón del segundo acto, el escenario se ha vestido de blanco. Ello simboliza el predominio de lo ultramundano sobre la desnudez humana. En el espacio escénico cobrará importancia una mancha de pintura roja. Este objeto escénico simboliza un charco de sangre que será testigo de la locura y muerte de lady Macbeth. Ella se revolcará en una mancha de la que no podrá escapar. De nuevo, un objeto escénico cobra mayor protagonismo que los actores. En cuanto a los intérpretes, se limitan a hacer monólogos insípidos con micrófono en mano. Su voz rota se enmudece para dar paso a unos sonidos psicodélicos que le dan color al segundo acto. Estos efectos sonoros provocan un aire gélido en el espectador que acaba de helarse con el peculiar vestuario de los actores. El equipo de BRAIN&BEAST viste a los actores de la obra con una indumentaria que desencaja con la naturaleza de los personajes. El ejemplo más claro se halla en las brujas y sus máscaras de Mickey Mouse. Lee el resto de esta entrada

Variación de lo infinito

Estándar

BOYS DONT CRY promo02 _ David RuanoWalter (Francesc Garrido) y Jordi (Armand Villén) son dos amigos que se reencuentran tras años sin verse. La puesta en escena de Boys don’t cry de Gloria Balañà es una montaña rusa donde el espectador siente tristeza, alegría, sorpresa y suspense. Estas sensaciones se logran gracias a los espacios escénicos y a la canción que da título a la obra. Ambos elementos están llenos de significados para los personajes.

Boys don’t cry repite la primera escena con algunas variables de forma similar al anillo de moebius de Julio Cortázar. A su vez, esta variación de lo infinito simbolizaría las posibles situaciones que Walter se imagina al entrar en el estudio de Jordi. En este sentido, la obra de Walter es un guiño a este patrón. La acción dramática se desarrolla en un espacio escénico lleno de significado. Lo que más destaca es una estantería en forma de escalera que está llena de libros cuyo papel es doble en la obra. Por un lado, reúne toda la cultura que Jordi ha olvidado y que Walter no. Por otro, es el punto de inflexión previo al salto al vacío que protagonizarán los personajes. Esta caída al abismo no acaba en muerte como es de esperar, ya que un airbag gigante lo impide. Esta singularidad provocará que los personajes se lancen a esta tramoya acolchada desinhibiéndose de su vida adulta y recuperando su espíritu joven. Lee el resto de esta entrada

L’estiu de 1936

Estándar

imagesBrian Friel és un dramaturg irlandès conegut al panorama anglosaxó amb el sobrenom de ‘Irish Chekhov’. Entre les seves peces teatrals, representades constantment a Broadway, hi destaca Dancing at Lughnasa (1990) que el Teatre del Sol (Sabadell) ha traduït com a Dansa d’agost. Aquesta obra ens parla del que va viure en Michael durant l’estiu del 1936 al poble de Ballybeg (Donegal, Irlanda). Mentre mig món estava en guerra, va succeir un fet que sempre recordarà. Va conèixer al seu pare. Ell vivia amb la seva mare i les seves tietes que escoltaven la ràdio quan funcionava. Tanmateix, aquells dies va tornar l’oncle Jack després de vint-i-cinc anys fent de missioner a l’Àfrica.

En entrar a la sala, es pot trepitjar la gespa del jardí on viuen les germanes Mundy, que evoca una casa de camp acollidora. L’escenografia reprodueix al detall l’espai on succeirà tota la funció. Enmig de l’escenari es troba la ràdio que separa l’interior de la vivenda amb el seu exterior. Aquest objecte esdevé l’eix vital dels Mundy. Al estar espatllada, només funciona de vegades. No obstant això, quan emet cançons les dones comencen a ballar per evadir-se de la seva rutina diària. En conseqüència, es respira un aire de festa. El drama tan sols hi entra quan la ràdio romana en silenci. D’altra banda, Dansa d’agost té dos temps escènics: el de la infància d’en Michael i el present. En aquest sentit, la representació teatral dirigida per en Ramón Ribalta encerta en designar un color de llum pel passat i un altre pel present. Es tria el blau quan en Michael adult ens parla de com va ser l’estiu del 36. En canvi, el groc evoca el que ell va presenciar aleshores. Lee el resto de esta entrada

Comedia Nueva, Comedia de Ahora

Estándar

Ron LaláCinco gramos de humor, una pizca de crítica social y una cucharada musical son los ingredientes de Ron Lalá. La compañía madrileña desembarca en la ciudad condal con Siglo de Oro, Siglo de Ahora (Folía). Esta pieza cómica en verso crea un éter temporal donde el pasado y el presente se unen en escenas sin igual. El espectáculo entrecruza referencias a Garcilaso, Cervantes, Lope o Calderón hermanándolos a la actualidad más inmediata. Sin embargo, la inclusión de los clásicos españoles, en lugar de sonar rimbombante, consigue que el espectador disfrute de una representación teatral hilarante. Así pues, ‘los cómicos de la legua’ deleitan al público. La carcajada está servida. La agudeza danza entre el corral de comedias y el teatro Poliorama. Empieza la función.

Suenan los acordes de una guitarra acompañados de un djembé. La música en directo inunda la escena. Ron Lalá experimenta con varios géneros melódicos como la jota aragonesa o las bulerías. En ellas se mantiene la jocosidad de la obra llamando a la participación al auditorio. Asimismo, las canciones están fundidas con las escenas que se representan, lo cual demuestra la polivalencia artística de la formación madrileña. Por otro lado, las canciones de Ron Lalá recuerdan a las chirigotas gaditanas, ya que en ambas la crítica social está basada en la mojiganga. No obstante, Ron Lalá va más allá al cubrirse con las galas del Siglo de Oro.

Lee el resto de esta entrada