La oligarquía limeña

Estándar

mundo-para-juliusAlfredo Bryce Echenique (Lima, 1939) en su primera novela, Un mundo para Julius (Barral Editores, 1970), retrata la oligarquía limeña desde la visión de un niño rico que no acaba de encajar en ella. En este sentido, la obra innovó porque nunca antes se había criticado la alta sociedad de la capital peruana desde dentro. A su vez, el pequeño Julius se relaciona con personas adineradas y con pobres aunque no logra encajar en ninguno de los dos ambientes. Por ello, su visión del mundo que le rodea está llena de desigualdades.

Aunque la madre de Julius, Susan, le paga uno de los mejores colegios de Lima, ella apenas muestra interés por la educación de su hijo. En su lugar, las niñeras son las que le enseñan al niño como es Perú a través de la tradición oral y de los ojos de personas humildes. Por ello, él valora este aprendizaje y no desprecia al servicio como sí hará el resto de su familia. A medida que Julius va creciendo, empieza a ver las diferencias entre clases. Por ejemplo, Julius quiere entablar amistad con los obreros que están construyendo el nuevo palacio donde él vivirá con su familia. Pese a que ellos lo rechacen por ser rico, el niño les trata como a su igual y consigue ser aceptado aunque tras esta experiencia cada uno vuelva al grupo social donde pertenece. Esta escena demuestra que, pese a formar parte de la élite social limeña, Julius no se siente superior a nadie.

En cambio, su padrastro Juan Lucas sí. Cuando los hermanos de Julius, Bobby y Santiago, están en problemas son salvados por la billetera de su segundo padre. Por tanto, esta relación paterno–filial refleja que el dinero lo arregla todo. Sin embargo, Julius no lo cree así porque los criados de la casa le han educado de otra forma. A su vez, Juan Lucas es un empresario peruano que quiere imitar las costumbres de los poderosos. A él no le importa americanizarse porque de ese modo podrá entablar relaciones económicas con Estados Unidos. Este proceso de mimesis con la primera potencia mundial está reflejado en sus rutinas diarias como ir al golf, asistir a fiestas fastuosas o solucionarlo todo con el dinero. Lo único que escapa de su control es su hijastro Julius, ya que a él no lo puede comprar. Durante toda la novela, estos dos personajes se presentan como dos figuras contrarias. No obstante, Juan Lucas no es el villano de la historia porque, a su manera, se preocupa por el bienestar de los suyos, lo cual lo convierte en hijo de su tiempo.

En suma, Un mundo para Julius es una novela entrañable donde vemos cómo un niño rico tiene una visión distinta a la de su familia. Ellos son frívolos con todo lo que esté fuera de su burbuja de gente acaudalada mientras que él es sensible a la realidad que hay más allá de alta sociedad aunque no actúe para mejorarla.

Alfredo Bryce Echenique

Alfredo Bryce Echenique

Anuncios

»

  1. Vale, definitivamente, me quedo por estos lares!
    Me pasaré a comentarte cosillas, compartimos gustos 🙂 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s