Archivo de la etiqueta: viaje

Doce meses, doce relatos

Estándar

El otro lado de las cosas que ocurren bajo el cielo de París (La isla de Siltolá, Sevilla, 2018) es la nueva obra de Fernando Travesí (Segovia, 1971) que se detiene en la geografía humana de la capital francesa con un relato por cada mes del año. En este repaso mensual se muestra la cotidianeidad de personajes que afrontan con resignación la realidad o la adaptan a sus deseos. Los rincones de la ciudad del amor que aparecen en las doce historias que configuran esta obra se alejan de puntos de interés turístico. En su lugar, surgen espacios comunes para los parisinos como el metro, la calle o el trabajo. Tedio, resignación e impotencia inundan las páginas de estos textos que se enfatizan según la parte del año en el que el autor los ubica.

Somos rutina. Desde que abrimos los ojos hasta que los cerramos para dormir nos encasillamos en una serie de rituales con alguna que otra variable. La sucesión de acciones programadas en nuestro cerebro para ejecutarse en un orden y duración concretos inunda de hastío a los protagonistas de «Marzo: tribulaciones de un hombre moderno» y «Diciembre: bien lo sabe bien». La elección de estos dos meses para reflejar el tedio que produce la cotidianeidad no parece azarosa, debido a que estas fechas marcan el inicio de la primavera y el final del año.  Es decir, tiempos favorables a la ruptura de rutinas que no se dan en estos escritos. Por ello, la extensión de los actos que arrastran estos personajes se enfatiza más, si cabe, en estos dos meses.

En el transcurso de esa cotidianeidad da tiempo para evadirse de ella o mirar con otros ojos el mundo que nos rodea. La otra realidad que surge en la mente de los personajes emerge paralela a la real para acabar o no fundiéndose ambas en el relato. El contraste entre las dos enciende la luz de la denuncia social ante ciertos sucesos que conviven entre las calles de París y entre el suelo por el que paseamos estemos donde estemos. Las reacciones ante el llanto en «Mayo: unas flores azules» o el sueño de una prostituta por ser princesa del corazón en «Diciembre: bien lo sabe bien» conforman un grado de imaginación nacido de pequeños detalles que acaban siendo el centro de gravedad de estos cuentos. En cambio, «Julio: la doble vida de un día cualquiera» y «Agosto: utopías» reflejan la visión que pudo haberse formado alrededor de estas historias que enfocan un mundo mejor que existe al otro lado del espejo.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

The Leftovers: creer para darle sentido a la vida

Estándar

The Leftovers (Tom Perrotta y Damon Lindelof, HBO, 2014 – 2017), adaptación de la novela de título homónimo de Tom Perrotta, presenta las reacciones de la gente ante la repentina desaparición de 140 millones de personas el 14 de octubre de 2011 en todo el mundo. Las creencias religiosas, viejas y nuevas, se convierten en cobijo ante la inexplicable de esta tragedia global. Durante los veintiocho episodios que componen esta serie todos los personajes buscan creer en algo para darle sentido a la vida que sigue después de la llamada Ascensión de los seres queridos que se marcharon hacia alguna parte. Cada individuo que se va conociendo a lo largo de la trama toma un camino espiritual que le ayude a digerir lo sucedido. Por su parte, Kevin Garvey, que ejerce de jefe de policía, se centra en el trabajo sin decantarse por las innumerables agrupaciones religiosas que le rodean. Él atestigua distintas respuestas religiosas surgidas después de aquel incomprensible día. Ninguna de ellas le seduce. Tras un largo viaje, comprende qué creencia le da sentido a su existencia.

En la población ficticia de Mapleton, donde los Garvey residen en la primera temporada de esta ficción televisiva, se observan las trifulcas entre la secta Remanente Culpable y el cristianismo. Debido a su labor para con la sociedad, Kevin lidia con los problemas que causa este grupo de individuos que afrontan la nueva realidad fumando, vistiendo de blanco, en silencio y realizando perfomances que alternan al resto de la comunidad. Kevin, ante las trifulcas causadas por la secta, intenta calmar las aguas sin éxito. Las creencias de esta gente no las comparte incluso después de que el fantasma de Patricia Levin, líder de este culto en Mapleton, se le aparezca en visiones estando despierto para que el jefe de policía vea el mundo como ella. La relación entre ambos personajes solo provoca inestabilidad emocional en Garvey que teme enloquecer como su padre. Para los miembros de la agrupación blanca, seguir la fe de esta secta basada en deshacerse de todo lo relativo a su vida anterior, fumar, vestir de blanco y no hablar les apacigua la incertidumbre que nace tras la Ascensión. En cambio, Kevin es agnóstico ante este lavado de cerebros.

En el camino que le conduce hacia el descubrimiento de una creencia vital pasa por el municipio de Jarden. Este lugar es el único en el que nadie se desvaneció el 14 de octubre de 2011. Ante este milagro sus habitantes y los viajeros que se aproximan a la localidad texana poseen una fe ciega en que este punto del planeta sea un locus amoenus que les proteja del mal abrazando la religión sin ninguna duda en sus corazones. Un amigo de Kevin, Matt Jamison, encaja a la perfección con el ambiente espiritual de este pueblo, ya que él está convencido de que el cristianismo que profesa, como sacerdote y creyente, salvará a su esposa paralitica, lo cual acaba ocurriendo. Tanto en Mapleton como en Jarden, la devoción de este personaje extraña a Kevin sin que le incomode hasta que al final de la segunda temporada él muere y resucita sin entenderlo. Esta singularidad provoca que Matt vea en su amigo un nuevo Jesucristo, lo cual no comparte con Kevin quien ve en su resurrección un hecho inexplicable que no lo acerca a ningún credo. En apariencia, él acepta los hechos de la misma forma que la Ascensión. Sin abrazar ninguna fe y continuando su labor de policía como siempre ha hecho. En cambio, en sus momentos de soledad intenta suicidarse porque se niega a creer que por algún motivo místico no pueda morir como cualquier persona. La resurrección no puede definir su existencia. Esta idea le obsesiona llevándolo a Australia con su padre que cree que en el séptimo aniversario de la Ascensión se repetirá la tragedia si su hijo no lo evita muriendo y regresando con los vivos.

Lee el resto de esta entrada

Los dos finales de Once Upon a Time

Estándar

Once Upon a Time (Adam Horowitz y Edward Kitsis, 2011 – 2018) finalizó por segunda vez este mes de mayo dando por concluida la séptima temporada de esta serie televisiva a la que sus creadores han bautizado como requel (recuela). Este término surge de la unión de las palabras inglesas reboot y sequel, ya que la temporada final de esta ficción televisiva funciona a caballo entre ambos conceptos pero sin decantarse por ninguno de ellos. Debido a esta mixtura, nos hallamos ante una última entrega que retoma la magia de los inicios llevando el relato a otra parte con un personaje céntrico distinto a las seis temporadas anteriores. Estas seis entregas configuran el viaje épico de una heroína hacia la batalla final que la definirá como personaje. Las desventuras y alegrías que conforman la historia de Emma Swan sostienen el gran grueso de este relato serial que culmina con el episodio doble «The final battle» terminando así la sexta temporada y la despedida de gran parte del elenco de personajes protagonistas. El siguiente capítulo de Once Upon a Time se enfoca en Henry Mills, el hijo de la heroína, Rumpelstiltskin, Regina y el capitán Hook de Wish Realm. La continuación de sus historias acaba junto con la serie en «Leaving Storybrooke» en el que supone el segundo final de esta narración televisiva. La lucha entre el bien y el mal, la esperanza, el amor y las ganas de creer son los pilares que se mantienen durante el periplo heroico que se dirige hacia los dos desenlaces de esta historia.

Érase una vez un bebé que fue abandonado por sus padres en un mundo distinto al que nació. Este, desconocedor de sus orígenes, creció hasta convertirse en una mujer independiente a la que la vida le golpeó en varias ocasiones, haciendo que diera en adopción a su primogénito Henry Mills. Este se reencuentra con su madre biológica once años después, invitándola a Storybrooke, un pueblo habitado por personajes de cuentos de hadas que han olvidado quienes son debido a una maldición. Así empezó el primer contacto de Emma Swan con la magia, con su pasado y con un mundo que no conoció. Creer en lo imposible despertó a los personajes malditos del pueblo donde Swan se instaló a petición de su hijo. Tras esta primera victoria, la autodenominada The Savior se enfrenta a las amenazas que engloban a villanos como The Evil Queen, Peter Pan, The Wicked Witch, The Snow Queen, The Queens of Darkness, La oscuridad, Hades, The Dark Fairy y, por último, la batalla final. Todas las manifestaciones de maldad contra las que ella y su familia han ido luchando a lo largo de seis temporadas desembocan en un duelo final de espadas entre ella y Gideon, haciéndose realidad las premociones que Emma había tenido a lo largo de esa temporada. Al dejarse vencer, ella gana, rompiendo la maldición oscura que se había lanzado. Después de esta última pelea, Emma lo celebra rodeada de familiares y amigos que le han acompañado en su viaje heroico durante seis temporadas.

Dentro del primer final de Once Upon a Time se insertan escenas de un tiempo futuro protagonizadas por Henry Mills y su hija que están lidiando contra una nueva amenaza. Esta, a lo largo de la séptima temporada, se desvelará como una nueva maldición. Romperla y vencer a los villanos de turno supondrá el desarrollo del segundo final de la serie que se enfoca en desarrollar las tramas de Rumpelstiltskin, Henry Mills, Regina y el capitán Hook de Wish Realm. En los veintidós episodios que comprenden esta última entrega reaparecen valores propios de esta ficción televisiva como la familia, el poder de creer en lo imposible, el amor y la esperanza. Se introducen nuevos personajes que apoyarán a los héroes y heroínas a crecer a la vez que otorgan una nueva mirada a relatos fantásticos ya vistos anteriormente como Alice in Wonderland o Cinderella. «Leaving Storybrooke» da punto y final al enfrentamiento entre los héroes contra la versión de Rumpelstiltskin de Wish Realm donde su doppelgänger bueno sacrifica la vida para salvar la del capitán Hook de Wish Realm a la vez que derrota al villano. Regina, por su parte, convence a una versión de su hijo adoptivo de perdonarla, con lo cual contribuye a frenar los planes de The Dark One de Wish Realm. Esta mujer, cuyo crecimiento a lo largo de la serie ha ido del mal al bien, decide unir todos los reinos en uno solo alrededor de Storybrooke. De esta forma, nadie volverá a estar separado de sus seres queridos nunca más. Lee el resto de esta entrada

La quinta esencia de Walter Mitty

Estándar

The Secret life of Walter MittyLa vida secreta de Walter Mitty (The Secret Life of Walter Mitty, 20th Century Fox, 2013), dirigida y protagonizada por por Ben Stiller, es una adaptación del cuento de título homónimo que James Thurber publicó en el magazine The New Yorker en 1939. El film trata sobre cómo un hombre vive para trabajar sin tener tiempo para nada más. Como empleado de la revista Life, Walter Mitty es el director departamento de negativos, lo cual lo convierte en alguien cuya labor pasa desapercibida por la gran mayoría de sus compañeros. Ante el inminente cierre de la edición impresa de este magazine, él será el encargado de entregarle a su nuevo jefe el negativo número 25 de los que le ha enviado el aclamado fotógrafo Sean O’Connell y que será la portada del último número en papel de la revista. Al no encontrarlo junto a los demás, Walter emprenderá un viaje en busca de este documento porque es su responsabilidad para con Life. Durante este cometido contacta con Cheryl, compañera de trabajo que le atrae, que le animará a encontrar el negativo de la imagen que captará la quinta esencia de la revista.

Walter sueña despierto constantemente para huir de la realidad insustancial en la que vive debido a su trabajo y a que tuvo que empezar en el mundo laboral tras la muerte de su padre, aparcando así sus planes de viajar por el mundo. Los episodios de evasión provocan que desconecte de lo que le rodea. Estas elipsis con el exterior son consecuencia de su sueño reprimido con el que fantasea al pensar que él es un intrépido aventurero que ha estado en todas partes cuando piensa en conquistar el corazón de Cheryl. El recurso de estas escapadas de su cotidianeidad buscan darle un toque cómico a la película que no acaba de cuajar porque al ver cómo Walter se imagina una versión mejorada de sí mismo la risa en el espectador reina por su ausencia a pesar de que Ben Stiller sea un actor con un gran registro humorístico. En su lugar, el personaje al que interpreta se perfila como un hombre al que le hace falta un empujón para ser quien quiere ser. Por ello, este rasgo del personaje no divierte, sino que reflejan lo que a él le hubiera gustado ser. Lee el resto de esta entrada

Tiempo y suerte en La vuelta al mundo en ochenta días

Estándar

La vuelta al mundo en ochenta díasEn una época en la que aún había mundos casi desconocidos y los transportes de carbón eran lo más nuevo en tecnología, un hombre que vive en Londres acepta la apuesta de dar la vuelta al mundo en ochenta días. Así arranca La vuelta al mundo en ochenta días (Le Tour du monde en quatre-vingts jours, Pierre-Jules Hetzel, Paris, 1872) de Jules Verne donde vemos cómo Phileas Fogg y su mayordomo Jean Passepartout se embarcan en un viaje por el globo terráqueo durante un tiempo impensable en la época para ganar una apuesta que Fogg le ha propuesto a sus conocidos del Reform Club de Londres. El trayecto recorrido se puede contemplar en este mapa de Wikipedia.

En todo trayecto que incluya transbordos de un medio de transporte a otro hay dos factores clave que permiten al viajero seguir con su marcha tal y como la ha programado. Estos son el tiempo y la suerte. El primero, especialmente para Fogg, es vital porque de cumplir los plazos del reto que se ha propuesto ganar, perderá toda su fortuna y quedará como un fanfarrón. Asimismo, este aspecto es un rasgo característico en la personalidad de este personaje que se va mostrando con las decisiones que va tomando acerca de la ruta a seguir a la vez que para con sus acompañantes. Él calcula con la mayor precisión posible los días que transcurrirán desde su salida de Londres hasta su regreso, contando con imprevistos que puedan ralentizarlo, lo cual lo definen como un hombre cauto, preciso y capaz de adaptarse a los cambios.

En este sentido, entra en juego el otro punto vital que todo el que realiza largas distancias debe de saber aprovechar. Se trata de la suerte. Hay un sinfín de variables que pueden empeorar un viaje ya sea condiciones meteorológicas, retrasos e incidencias de todo tipo. En la novela de Verne los personajes sortean varios obstáculos que cambiarán su fortuna para bien o para mal. Ya se decante esta por un lado u otro de la balanza, Fogg y Passepartout se las ingenian para que el viento les sea favorable, lo cual demuestra una gran capacidad de adaptación por parte de los dos, ya que sin ella seguirían atascados ante el primer bache del camino. Las alteraciones en el programa de Fogg no solo hacen que deba tomar decisiones rápidas que repercutirán en la llegada o no a su destino, sino que también ofrecen al lector presenciar aventuras variadas como ver las habilidades circenses de Passepartout o la gentileza de Fogg al salvar a Aouda de forma desinteresa por mencionar algunas de ellas. Lee el resto de esta entrada

Camino a la memoria

Estándar

Fernando Clemot (Barcelona, 1970), director de la revista Quimera, regresa al cuento con Safaris inolvidables (Menoscuarto, 2012). Este libro de cuentos es una ventana a la memoria de las voces narrativas que lo protagonizan. Estos personajes en sus viajes dejan atrás lugares inolvidables y besos con sabor a gasolina. El lector disfrutará de un total de veinte relatos que navegan por el mundo. En una hora, contemplará las memorias ancladas en la obra.

La gran innovación de Clemot es que sus relatos montan a lomos del programa Google Earth. El papel de este software es crucial en la obra porque sirve de engranaje entre los amores perdidos y la historia que esconde un pueblo, una carretera o una isla. De este modo, Google Earth despierta imágenes dormidas en la mente de los narradores a la vez que sirve de enciclopedia virtual en «La autopista de Damstadt». Recorriendo las páginas de este volumen de cuentos, la voz narrativa experimenta una simbiosis con el programa, ya que éste es el pretexto para adentrarse en los laberintos de la memoria.

Por otro lado, esta herramienta virtual es un placebo contra la desidia y el hastío de los protagonistas. Ellos sobrevuelan llanuras en busca de puntos en el mapa que les activan recuerdos pasados. Sin duda, esta acción la empleamos a diario cuando buscamos por la red la ruta entre dos ciudades o cuando queremos contemplar una población en la que nunca hemos estado. En este sentido, Clemot humaniza esa exploración cibernética, porque sus personajes han sentido dicha o desgracia en ese mundo que refleja el software. Todo este planteamiento está hilvanado por una serie de safaris inolvidables que emprenden veinte historias alrededor del mundo. Lee el resto de esta entrada