Archivo de la etiqueta: serie

Descomponiendo Breaking Bad

Estándar

Breaking Bad: 530 gramos (de papel) para serieadictos no rehabilitados (VV.AA, Errata Naturae, Madrid, 2013) descompone la serie creada por Vince Gilligan en dieciocho artículos de varios autores distribuidos en cuatro bloques que ahondan en diferentes aspectos de una de las mejores ficciones televisivas de la actual década. El primero, titulado “Introducción al laboratorio”, se realiza una primera aproximación a la serie centrándose en el personaje de Walter White como cocinero de metanfetamina mientras que el segundo, titulado “Las otras formulas de Breaking Bad”, desgrana al personaje de Walter White. Por su parte, el tercer y cuatro bloques, titulados “La composición química del guión y la narrativa seriada” y “La mirada a través del cristal azul”, respectivamente, se centran más en componentes narrativos y audiovisuales de Breaking Bad. La suma de estas cuatro secciones confecciona un análisis exhaustivo de una de las ficciones televisivas más aplaudidas de la última década.

En “Introducción al laboratorio” el artículo «Adversus White. Tres objeciones de amor y una ovación desesperada» de Iván de los Ríos trata sobre cómo en Albuquerque, ciudad de frontera entre Estados Unidos y México, prolifera el negocio de la droga a la vez que existe un sistema sanitario deficiente. El autor contempla estos factores como favorecedores para que Walter White, tras tener frente a frente a la muerte, decida dejar de ser un hombre anodino para convertirse en una persona que cocina metanfetamina azul bajo el pseudónimo de Heisenberg de forma similar a la que sufre el Dr. Jekyll al volverse Mr. Hyde. Esta transformación hacia un ser maligno, según de los Ríos, supone el punto fuerte y débil de la trama aunque cabe la posibilidad de que los vicios de White estuvieran durmientes en su ser y el cáncer simplemente los despertara.

Tanto si este personaje siempre ha sido malvado o no, Greg Littman en «¿Cocinar coloca a Walt en el lado de los ‘malos’?» se plantea si la labor que ejerce Heisenberg repercute en el aumento de consumo de drogas. Sea el producto de la calidad que sea, parece ser que siempre habrá drogadictos, lo cual es un problema cuya solución pasaría por una mayor concienciación social. En «Así hacemos Breaking Bad» Tod Van DerWerf entrevista a Vince Gilligan y este comenta varios aspectos conceptuales de esta serie de televisión como la importancia de que los personajes indiquen hacia dónde va la trama para que esta sea más orgánica o cómo la sutileza es un valor añadido en esta serie, ya que al hacerlo no se le da todo masticado al espectador. Asimismo, destaca, entre otros aspectos, que el orgullo es el gran defecto de Walter White.

Lee el resto de esta entrada

GLOW: luchando por la igualdad

Estándar

Glow (Netflix, 2017) está ambientada en la década de los años ochenta en Estados Unidos. El título de esta serie hace referencia a un show televisivo de lucha libre de mujeres llamado Gorgeous Ladies of Wrestling (GLOW), reivindicando así que este espectáculo de combates no es exclusivo para hombres. Ellas también tienen derecho a pelear en el ring para demostrar que son mucho más que hijas, madres o esposas. Ante todo, son GLOW. Partiendo de la premisa de igualdad entre mujeres y hombres, un director de cine de serie B, Sam Sylvia, convoca un casting en un gimnasio en busca de mujeres poco convencionales que quieran ser las primeras luchadoras de esta nueva modalidad de lucha libre que se emitirá por televisión. De las catorce elegidas, unas están decididas a mostrar que son capaces de ejercer un trabajo que para ellas antes estaba vetado mientras que a otras les atrae más el espectáculo que este formato televisivo lleva consigo. Ambas metas no son posibles sin un entrenamiento físico en los movimientos y las coreografías propios de esta práctica combativa sin los cuales cualquier motivación queda en humo. Todos estos ingredientes van sazonados con canciones de rock & roll de la época que se palpan desde el tráiler de la ficción televisiva hasta los créditos del último capítulo a la vez que la caracterización de personajes y localizaciones nos sumergen de lleno en la década de los ochenta en tierras norteamericanas.

Tres de las mujeres que se embarcan en el proyecto que se va fraguando en esta narración televisiva quieren dejar de estar cosificadas en su vida laboral o personal por personas que creen poder decidir lo que les conviene. Para reivindicarse como personas, cada una de ellas camina hacia delante para lograr su meta gracias al programa televisivo GLOW. La lucha libre les ayuda a ganar cierta independencia respecto a los hombres de su vida. El personaje de Ruth Wilder es donde mejor se representa esta transformación puesto que ella en su carrera como actriz no consigue despuntar en roles de poder que tradicionalmente pertenecen a los hombres. Por ello, formar parte de un equipo de mujeres de lucha libre es un reto que acepta con gusto para ponerse a prueba como profesional. En cambio, Debbie Eagan, también actriz, está satisfecha con ser madre, esposa y representar papeles de poco peso en series hasta que gracias a participar en el show que prepara Sylvia se da cuenta que en el combate físico ella es la dueña de su cuerpo y no su marido. Por su parte, Carmem Wade sueña con seguir los pasos de su padre y sus hermanos en el mundo de la lucha libre profesional lo aprueben ellos o no. Las tres compañeras en el ring se enfrentan a obstáculos para formar parte de un equipo de mujeres que pelean en un terreno de hombres.

El entrenamiento riguroso que siguen para alcanzar la meta deseada pasa por una preparación física diaria en el gimnasio al que asisten bajo la dirección de Cherry Bang que les ayuda a ponerse en forma, se preocupa de que estén comprometidas con el proyecto y de que se centren en él. La elección de una mujer como entrenadora recalca el mensaje feminista que subyace en la historia como parte de la lucha por la igualdad que se lleva a cabo en la trama. Pese a ello, este personaje solo les enseña ejercicios básicos y disciplina en el ejercicio físico, ya que las personas más cercanas al mundo de la lucha libre son los que le transmiten a las mujeres de GLOW coreografías de combate y la importancia de confiar en la compañera del ring sin importar qué tipo de relación existe fuera de él. Para que funcionen las peleas, no solo hace falta un estado físico optimo o conocer algunas llaves de lucha sino que es necesario estar compenetrado con tu contrincante para no hacerse daño y para que el público disfrute del show.

Lee el resto de esta entrada

The Wire: Escuchando a Baltimore

Estándar

The Wire (HBO, 2002 – 2008) está escuchando a Baltimore en sus cinco temporadas de duración. A través de las escuchas policiales que un grupo de agentes de la ley efectúa sobre una banda de narcotraficantes de Baltimore, se asienta así la base mostrar en cada temporada el latido de la ciudad a través del negocio de la droga, la crisis de estibadores en el puerto de la ciudad, los entresijos de la política local, el estado de la educación y el de la prensa. El ensayo The Wire: 10 dosis de la mejor serie de la televisión (VV.AA, Errata Naturae, Madrid, 2010) reúne una serie de textos de varios autores que profundizan en aspectos de esta ficción televisiva, creada por David Simon, como el proceso que llevó a la concepción de la serie por parte de Simon, la ciudad de Baltimore como protagonista de la trama, el ritmo narrativo de The Wire y la huella de lo real en las historias que conforman esta ficción televisiva.

Esta pieza ensayística comienza con una «Introducción» de David Simon en la que él cuenta cómo se fue fraguando la concepción de la serie  durante varios años. En primer lugar, critica el modelo televisivo en el que prima el patrocinio de anuncios publicitarios ante el contenido narrativo de un serial televisivo, lo cual va en contra de su idea de ficción televisiva. Tras esto, recalca que The Wire, pese a basarse en el género criminal, trata sobre la sociedad olvidada de Baltimore a raíz de la antesala de lo que sería la crisis económica de 2008. Por ello, a través de cinco temporadas refleja la cotidianeidad del mundo del narcotráfico en la periferia de Baltimore, el cierre de puestos de trabajo de estibadores que arruinan a la clase trabajadora que antaño fue la envidia de la nación, los artificios de la clase política local, el mal estado de la educación y, por último, la decadencia de la prensa que acaba en manos de grandes multinacionales. Estos focos de atención sobre Baltimore, a pesar de su importancia, no dejan de constatar que la ciudad es el eje narrativo sobre el que gira esta ficción televisiva. Por otro lado, Simon explica de forma detallada cómo se formó el equipo creativo que acabaría fraguando The Wire.

Cuando Nick Hornby entrevista a David Simon en «David Simon entrevistado por Nick Hornby», se retoma el proceso que le llevó a Simon a fraguar esta serie a la vez que cuenta anécdotas de las crispaciones y alabanzas que recibió la serie desde sus inicios hasta prácticamente el final de la misma. Uno de los aspectos rompedores fue el trato del tiempo narrativo que desmenuza Rodrigo Fresán en «Baltimore Time». En este artículo se explica cómo el tiempo narrativo de esta serie se asemeja al tiempo real que refleja la trama de la ficción televisiva, lo cual irrumpe con el habitual timing televisivo que, normalmente, aboga por dar respuestas a los espectadores en pocos episodios o mostrar a los investigadores en plena acción. En lugar de usar esta fórmula habitual, se prefiere poner el foco, según Fresán, en el empleo de los distintos profesionales que pueblan esta narración televisiva enfatizando cómo estos trabajos son laboriosos, lentos y sin garantáis de éxito. Asimismo, se destaca el acierto de elegir una metrópoli como Baltimore, ya que se aleja de los escenarios de rodaje habituales como pueden ser Los Ángeles o New York. Lee el resto de esta entrada

Jugando a Game of Thrones

Estándar

Juego de Tronos un libro afilado como el acero valirioA Song of ice and fire (1996 – presente) es una saga literaria escrita por George R.R. Martin, ambientada en un mundo fantástico de carácter medieval donde varias casas nobles se disputan el trono de hierro para gobernar el continente de Westeros, que ha sido adaptada en HBO como la serie Game of Thrones (2011 – presente). Las señas de identidad de la obra de Martin son el sexo, la violencia, la política, la fantasía y una cantidad considerable de personajes que pueblan la geografía de este compendio de novelas. Fruto del éxito de los libros y de la ficción televisiva que está arrasando en todo el mundo, surge Juego de Tronos: un libro afilado como el acero valyrio (VV.AA., Errata Naturae, Madrid, 2012) que profundiza en el fenómeno fan de la franquicia, reflexiona sobre el aparato político que reina en Westeros y analiza minuciosamente algunos personajes clave de este gran relato a través de artículos escritos por varios autores.

Esta obra ensayística se abre con el artículo «¡Ponte a escribir, George R.R. Martin!» de Laura Miller en el que la autora trata el fenómeno fan de la saga literaria A Song of ice and fire agrupando a los fans de esta entre los defensores del ritmo de escritura del autor y sus detractores que odian que Martin se demore tanto en terminar las entregas que restan de la saga, ya que temen que fallezca antes de concluirla. Por ello, algunos seguidores de esta obra tienen una relación amor-odio con su creador. Una vez presentada esta dicotomía,  Juego de Tronos: un libro afilado como el acero valyrio se adentra en los aspectos políticos que rigen los siete reinos de Westeros. En «Una partida del juego de tronos» de Marcus Schulzke se analiza el juego de poder que rodea al trono de hierro a través de los conceptos de virtù y fortuna que Nicolás Maquiavelo desarrolla en su tratado de teoría política El príncipe, siendo el equilibrio de estas dos ideas la base para que un gobernante mantenga su estatus como líder. Bajo esta premisa, Schulzke compara a varios personajes de Westeros que ostentan cierto grado de poder o no y qué papel juegan las nociones de virtù y fortuna maquiavélicas.

La primera se fundamenta en adaptarse a los cambios así como tomar decisiones dejando a un lado lo moral, ya que de lo contrario esto puede volverse en contra de un gobernante. De este modo, no existen actos buenos o malos por sí mismos sino en relación a si estos incrementan o reducen el dominio de un líder. Dos ejemplos que muestran como un ser virtuoso y un ser cruel no se sostienen en el poder son Eddard Stark y el rey Joffrey Baratheon, respectivamente, porque el primero perece a causa de su honradez mientras que el segundo es odiado por todo el mundo por su crueldad. Por su parte, la fortuna es la suerte de la que no hay que depender dado que es impredecible. Tras esto, se ofrecen ejemplos vistos en base a las dos ideas que plantea Maquiavelo. Por un lado, Viserys Targaryen no consigue el Trono de Hierro porque su orgullo lo lleva a la muerte mientras que su hermana Daenerys logra adaptarse con rapidez a los cambios que la fortuna le depara tras la muerte de su marido. Cuando enviuda consigue un ejército, tres dragones y, con sus actos, logra que el pueblo dothraki la respete. Lee el resto de esta entrada

Simpatía por Tony Soprano

Estándar

Los Soprano Forever antimanual de una serie de cultoEl negocio que regenta Tony Soprano no funciona como en la vieja escuela. Ya no predominan valores como el honor, la confianza o la familia a pesar de que él intente inculcarlos en su familia carnal y en su familia mafiosa. El dinero los absorbió a todos. La serie televisiva Los Soprano (HBO, 1999 – 2007), creada por David Chase, muestra cómo funciona el ámbito laboral y social de la familia italoamericana Soprano, con residencia en Nueva Jersey, que engulle comida, dinero, mentiras e insatisfacción en un mundo cada vez más hostil para ellos y, especialmente, para Tony. En Los Soprano Forever: antimanual de una serie de culto (VV.AA, Errata Naturae, Madrid, 2010) se explora la ficción televisiva de Chase a través de la figura del criminal, el género en el que se enmarca, la visión que se tiene de este personaje así como el escrutinio de temas religiosos que envuelven a la serie protagonizada por unos miembros horteras de la Cosa Nostra.

El ensayo dedicado a Los Soprano presenta los artículos que contiene como bebidas alcohólicas del club Bada Bing! que es el local de striptease de la serie en el que Tony Soprano y sus subalternos llevan el negocio de la mafia. La carta-índice está compuesta por las recomendaciones del barman que incluyen el gran vino de «Mito y desencanto. Una introducción a Tony Soprano» de Iván de los Ríos, la selección de cocktails formada por «Los Soprano. La serie total» de Fernando R. Lafuente y «Vivir puede matar» de Ignacio Castro Rey, cervezas de importación como «Tony Soprano y nuestra simpatía por el diablo» de Noël Carrol, «Los Soprano, Dios y el jodido problema del mal», Peter H. Hare y «Los nihilistas también comen cannoli» de Kevin L. Stoehr y, para acabar, una selección de los mejores champagnes como «Have a nice day» de Fernando Castro Flórez y «Coda Soprano: Smash cut» de Rodrigo Fresán. A su vez, cada texto va precedido por una ilustración que hace referencia a símbolos de la serie como el letrero de la carnicería Satriale’s, un plato de macarrones, una pistola, etc.

En la cultura popular se ha glorificado la figura del mafioso desde el mito que rodea a la figura real de Al Capone hasta la elegancia que envuelve a la ficticia familia Corleone en la trilogía cinematográfica de El Padrino dirigida por Francis Ford Coppola entre 1972 y 1990 así como otros personajes que han engrandecido la imagen de este tipo de criminal. En todas estas historias se respiraba un aire de lujo que se transforma con la llegada de Los Soprano. Iván de los Ríos en «Mito y desencanto. Una introducción a Tony Soprano» desgrana como esta ficción televisiva desmitifica la figura del capo que pasa de ser un hombre con gustos refinados a un tipo en crisis que idolatra los tiempos pasados, reales y cinematográficos, en los que en su negocio ponderaba por encima de todo el respeto y el núcleo familiar. Así es Tony Soprano. Un ciudadano norteamericano posmoderno insatisfecho ante el estado de su negocio, de su familia y de sí mismo en una época llena de incertidumbres. Lee el resto de esta entrada