Archivo del Autor: Daniel Marchante

Acerca de Daniel Marchante

Soy escritor, licenciado en Filología Hispánica (UAB) y me apasiona escribir textos de todo tipo. Durante años, he aprendido diferentes maneras de expresión oral y escrita. Con la práctica sigo moldeando mi manera de escribir sobre lo que me impacta en la vida.

Manos y pies en Don Quijote de la Mancha

Estándar

El presente artículo trata sobre los significados que tienen en el Quijote las apariciones más recurrentes de manos y pies. Para ello, he seleccionado una serie de patrones en función del número de ocasiones en que estos términos se observan en esta obra. Para realizar la búsqueda he utilizado la herramienta de concordancias disponible en Cervantes Virtual donde he escogido la edición del Quijote realizada por Shevill y Bonilla (CERVANTES, 1928 – 1931). Los parámetros de búsqueda que he seguido en las concordancias son: Mostrar las palabras en su contexto y mostrar una línea antes y una después de la palabra en cuestión según el orden de aparición de ésta. El número de resultados de manos y pies lo he dividido en ocho apartados, teniendo en cuenta las muestras de los mismos en las dos partes del Quijote y también las de estos conceptos tanto en su forma singular como plural.

Por un lado, se halla mano en 149 veces en la primera parte del Quijote y 156 en la segunda, lo cual supone un total de 305 veces en toda la novela. En cuanto a su forma plural, mano[s], esta aparece 112 veces en la primera parte y 129 en la segunda, dando como resultado un total de 305 veces. Por último, tomando una visión global de ambas formas estas aparecen 545 veces en el Quijote. Por su parte, pie se encuentra unas 76 veces en la primera parte del Quijote y 119 en la segunda. Es decir, 195 en total. Su forma plural, en cambio, se da 72 veces en la primera parte y 67 en la segunda, dando un conjunto de 139 veces. Uniendo todas estas menciones vemos que 335 usos del vocablo pies en el Quijote.

Una vez comentado el número de apariciones de estos términos es preciso comentar algunas de ellas. En primer lugar, he seleccionado un patrón para mano que se divide de la siguiente manera: mano de Dios, coger la espada, mano derecha, mano izquierda, mano pensativa o melancólica, besar la mano, pájaro en mano buitre volando, de mano en mano y, por último, escrito de su mano. Todos estos apartados han sido elegidos en función de los significados más recurrentes de este término en la novela de Cervantes. A continuación, mostraré ejemplos concretos de cada uno de los apartados y de su significado en el Quijote.

Entendemos mano de Dios cuando nos referimos a que una acción ha sido provocada por la acción divina. Esta expresión puede ser utilizada con el significado de “que sea lo que Dios quiera”. Por tanto, en el Quijote encontramos los siguientes ejemplos donde aparece este significado de mano: “A la mano de Dios, dixo Sancho” (VIII, 1ª), “A la mano de Dios, dixo don Quixote” (XLVI, 1ª), “A la mano de Dios, replico don Quixote” (XLVII, 1ª), “a la mano de Dios” (XXII, 2ª), “Ea, pues, a la mano de Dios”(XXXV, 2ª), “no por la mano de Dios”(XLVIII, 2ª), “a la mano de Dios, y dense”(LXIV, 2ª) y “¡a la mano de Dios, y lleuan açotes” (LXXI, 2ª).[1]

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

Doce meses, doce relatos

Estándar

El otro lado de las cosas que ocurren bajo el cielo de París (La isla de Siltolá, Sevilla, 2018) es la nueva obra de Fernando Travesí (Segovia, 1971) que se detiene en la geografía humana de la capital francesa con un relato por cada mes del año. En este repaso mensual se muestra la cotidianeidad de personajes que afrontan con resignación la realidad o la adaptan a sus deseos. Los rincones de la ciudad del amor que aparecen en las doce historias que configuran esta obra se alejan de puntos de interés turístico. En su lugar, surgen espacios comunes para los parisinos como el metro, la calle o el trabajo. Tedio, resignación e impotencia inundan las páginas de estos textos que se enfatizan según la parte del año en el que el autor los ubica.

Somos rutina. Desde que abrimos los ojos hasta que los cerramos para dormir nos encasillamos en una serie de rituales con alguna que otra variable. La sucesión de acciones programadas en nuestro cerebro para ejecutarse en un orden y duración concretos inunda de hastío a los protagonistas de «Marzo: tribulaciones de un hombre moderno» y «Diciembre: bien lo sabe bien». La elección de estos dos meses para reflejar el tedio que produce la cotidianeidad no parece azarosa, debido a que estas fechas marcan el inicio de la primavera y el final del año.  Es decir, tiempos favorables a la ruptura de rutinas que no se dan en estos escritos. Por ello, la extensión de los actos que arrastran estos personajes se enfatiza más, si cabe, en estos dos meses.

En el transcurso de esa cotidianeidad da tiempo para evadirse de ella o mirar con otros ojos el mundo que nos rodea. La otra realidad que surge en la mente de los personajes emerge paralela a la real para acabar o no fundiéndose ambas en el relato. El contraste entre las dos enciende la luz de la denuncia social ante ciertos sucesos que conviven entre las calles de París y entre el suelo por el que paseamos estemos donde estemos. Las reacciones ante el llanto en «Mayo: unas flores azules» o el sueño de una prostituta por ser princesa del corazón en «Diciembre: bien lo sabe bien» conforman un grado de imaginación nacido de pequeños detalles que acaban siendo el centro de gravedad de estos cuentos. En cambio, «Julio: la doble vida de un día cualquiera» y «Agosto: utopías» reflejan la visión que pudo haberse formado alrededor de estas historias que enfocan un mundo mejor que existe al otro lado del espejo.

Lee el resto de esta entrada

Canciones de cine

Estándar

Al ver una película nos encontramos canciones de cine que atesoramos en nuestra memoria como grandes temas vinculados a un film u otro. En ocasiones, estas melodías las compone un grupo musical con un acompañamiento instrumental y una letra específica para un largometraje enlazando así su existencia al relato cinéfilo en el que aparecen para recalcar escenas clave que las unen en el imaginario colectivo de los espectadores. De las innumerables sintonías de películas, cabe destacar tres sencillos nacidos en la década de los ochenta que no dejan a nadie indiferente. Se trata de «The eye of the tiger» de Survivor (The eye of the tiger, EMI, 1982), «Maniac» de Michael Sembello (Bossa Nova Hotel, EMI, 1983) y «Ghostbusters» de Ray Parker Jr. (Ghostbusters: Original Soundtrack Album, Arista Records, 1984) que pertenecen a los films Rocky III (Sylvester Stallone, United Artists, 1982),  Flashdance (Adrian Lyne, Paramount Pictures, 1983) y Ghostbusters (Ivan Reitman, Columbia Pictures, 1984), respectivamente. Acompañadme en este viaje musical de cine.

«The eye of the tiger»

Esta canción, compuesta a petición del propio Stallone para Rocky III, suena en el minuto 2:25 de la película con el propósito de enfatizar la victoria del potro italiano sobre Apollo Creed que sucedió en la entrega anterior de la saga. A su vez, la parte instrumental y la letra de este tema se superponen a los combates que Rocky va ganando como campeón ante la desafiante mirada de Cubba Lange, futuro rival del boxeador. Esta versión difiere de la incluida en el disco de Survivor de título homónimo a esta canción, ya que la melodía aún no había sido grabada en el estudio. Pese a ello, ambas sintonías son excepcionales. En cuanto al contenido de la pieza musical, en ella ruge el hambre por ganar de un hombre que pelea con la mirada del tigre. Este contenido, que encaja perfectamente en el film, invita al oyente a luchar por conseguir una meta tanto dentro como fuera del ámbito del boxeo siempre recordando cómo Rocky aceptó el desafío de Cubba Lange en el épico encuentro de estos dos púgiles en el ring.

«Maniac»

Esta pista de audio, surgida después de que el autor viera el largometraje de terror Maniac, no se creó específicamente para Flashdance. Sin embargo, debido a que la esposa de Michael Sembello se la envió a la productora de la película, Phil Ramone, productor de Flashdance, optó por cambiar unos versos para que esta canción se acoplara a la historia de una chica a la que apasiona bailar. Los cambios favorecieron que este tema de cine ochentero traspasara las fronteras del espacio y del tiempo en un largometraje aceptable. Respecto al contenido de la composición musical, esta retrata a una chica que trabaja en una fábrica siderúrgica y que sueña con bailar. Es decir, la historia de Alex. Al reflejar la lucha por un sueño, esta melodía anima a conseguir objetivos inalcanzables que nos apasionen. Lee el resto de esta entrada

Sentimiento y razón en El delincuente honrado

Estándar

Para ilustrar la razón y el sentimiento en El delincuente honrado, es preciso contextualizar estos conceptos en el Siglo de las Luces. Después, profundizar sobre la estancia de Gaspar Melchor de Jovellanos en Sevilla y la influencia que Pablo de Olavide tuvo en él. A raíz de su experiencia en Sevilla, Jovellanos empezó a beber de las luces de la razón y concibió en una de las tertulias de Olavide la primera pieza de teatro sentimental español, El delincuente honrado. Antes de adentrarse en la obra, cabe incidir en los orígenes de la comedia sentimental y su llegada a España a través del país galo. Al comparar la obra de Jovellanos con El Precipitado de Cándido María Trigueros se observa la intención moralizadora hacia el público por parte de estos autores cuyos textos se asemejan y difieren en ciertos aspectos. El efecto aleccionador en esta época se consiguió mediante obras lacrimógenas en las que se verían reflejadas las problemáticas de la clase burguesa. Este propósito didáctico es la máxima para estos escritores, ya que creían que el teatro podría instruir a la gente.

Tradicionalmente, la crítica ha denominado al siglo XVIII como el siglo de la razón. No obstante, esta afirmación no es del todo cierta porque recientemente esta concepción ha cambiado. Ahora, el siglo XVIII se concibe como un siglo en el que imperó la dualidad entre razón y sentimiento. Los neoclásicos entienden el primer concepto de este binomio como fuente de conocimiento que rechaza al sentimiento a la vez que contemplaban que la luz de la razón guiaba a los hombres hacia la felicidad. Sin embargo, en el Siglo de las Luces también apareció otro término paralelo a la razón, el sentimiento. Así pues, “la reflexión puede hacer al hombre honesto, pero la sensibilidad le hace virtuoso. La sensibilidad es la madre de la humanidad” (GARCÍA GARROSA, 1990: 19). Es decir, el sentimiento se guía por las emociones y la exaltación de la sensibilidad.

Si bien la razón se rige por las reglas neoclásicas y por una estética donde se exalte la Belleza, por su parte, el sentimiento se rige por el Gusto y por una estética donde aparece el concepto de Sublime. Las reglas neoclásicas consisten en respetar las unidades de tiempo, lugar y acción así como contemplar una estética donde aparezca la Belleza. Se entiende por Belleza la capacidad de producir un estado de placer y serenidad hacia objetos ordenados y regulares (CARNERO, 1983: 31). Frente a esta idea encontramos en la vertiente sentimental la noción de Sublime. Lo sublime sería aquello que produce terror, sentimos deleite cuando ese terror aumenta y disminuye. Por ello, percibimos lo Sublime en una fuerte tormenta y, en cambio, discernimos lo Bello en un prado de flores contemplando las nubes. Las dualidades entre neoclásicos también se dieron en el uso riguroso o no de las reglas neoclásicas.

Lee el resto de esta entrada

The Leftovers: creer para darle sentido a la vida

Estándar

The Leftovers (Tom Perrotta y Damon Lindelof, HBO, 2014 – 2017), adaptación de la novela de título homónimo de Tom Perrotta, presenta las reacciones de la gente ante la repentina desaparición de 140 millones de personas el 14 de octubre de 2011 en todo el mundo. Las creencias religiosas, viejas y nuevas, se convierten en cobijo ante la inexplicable de esta tragedia global. Durante los veintiocho episodios que componen esta serie todos los personajes buscan creer en algo para darle sentido a la vida que sigue después de la llamada Ascensión de los seres queridos que se marcharon hacia alguna parte. Cada individuo que se va conociendo a lo largo de la trama toma un camino espiritual que le ayude a digerir lo sucedido. Por su parte, Kevin Garvey, que ejerce de jefe de policía, se centra en el trabajo sin decantarse por las innumerables agrupaciones religiosas que le rodean. Él atestigua distintas respuestas religiosas surgidas después de aquel incomprensible día. Ninguna de ellas le seduce. Tras un largo viaje, comprende qué creencia le da sentido a su existencia.

En la población ficticia de Mapleton, donde los Garvey residen en la primera temporada de esta ficción televisiva, se observan las trifulcas entre la secta Remanente Culpable y el cristianismo. Debido a su labor para con la sociedad, Kevin lidia con los problemas que causa este grupo de individuos que afrontan la nueva realidad fumando, vistiendo de blanco, en silencio y realizando perfomances que alternan al resto de la comunidad. Kevin, ante las trifulcas causadas por la secta, intenta calmar las aguas sin éxito. Las creencias de esta gente no las comparte incluso después de que el fantasma de Patricia Levin, líder de este culto en Mapleton, se le aparezca en visiones estando despierto para que el jefe de policía vea el mundo como ella. La relación entre ambos personajes solo provoca inestabilidad emocional en Garvey que teme enloquecer como su padre. Para los miembros de la agrupación blanca, seguir la fe de esta secta basada en deshacerse de todo lo relativo a su vida anterior, fumar, vestir de blanco y no hablar les apacigua la incertidumbre que nace tras la Ascensión. En cambio, Kevin es agnóstico ante este lavado de cerebros.

En el camino que le conduce hacia el descubrimiento de una creencia vital pasa por el municipio de Jarden. Este lugar es el único en el que nadie se desvaneció el 14 de octubre de 2011. Ante este milagro sus habitantes y los viajeros que se aproximan a la localidad texana poseen una fe ciega en que este punto del planeta sea un locus amoenus que les proteja del mal abrazando la religión sin ninguna duda en sus corazones. Un amigo de Kevin, Matt Jamison, encaja a la perfección con el ambiente espiritual de este pueblo, ya que él está convencido de que el cristianismo que profesa, como sacerdote y creyente, salvará a su esposa paralitica, lo cual acaba ocurriendo. Tanto en Mapleton como en Jarden, la devoción de este personaje extraña a Kevin sin que le incomode hasta que al final de la segunda temporada él muere y resucita sin entenderlo. Esta singularidad provoca que Matt vea en su amigo un nuevo Jesucristo, lo cual no comparte con Kevin quien ve en su resurrección un hecho inexplicable que no lo acerca a ningún credo. En apariencia, él acepta los hechos de la misma forma que la Ascensión. Sin abrazar ninguna fe y continuando su labor de policía como siempre ha hecho. En cambio, en sus momentos de soledad intenta suicidarse porque se niega a creer que por algún motivo místico no pueda morir como cualquier persona. La resurrección no puede definir su existencia. Esta idea le obsesiona llevándolo a Australia con su padre que cree que en el séptimo aniversario de la Ascensión se repetirá la tragedia si su hijo no lo evita muriendo y regresando con los vivos.

Lee el resto de esta entrada

Wild Wild DeLorean

Estándar

Back to the future III (Robert Zemeckis, Universal Pictures, 1990) concluye la trilogía de viajes en el tiempo de Back to the Future ofreciéndonos la última aventura del doctor Emmett Brown, Doc, y Marty McFly. Si bien en la primera entrega estos personajes viajaron al pasado (1955) y al futuro en la segunda (2015), en esta tercera parte el rayo que impacta en la máquina del tiempo con Doc dentro al final de la anterior película, lo transporta al período temporal que siempre soñó conocer. El Salvaje Oeste. En concreto, aterriza en el Hill Valley de 1885. Este film, por tanto, toma como base una ambientación del género del western con la adición de los viajes en el tiempo cuyo efecto en la línea temporal solo se ve afectado al salvar a Clara Clayton de morir al despeñarse por un barranco que Marty recordaba con el apellido de esta profesora ya que, según la historia local de su pueblo, lo bautizaron así tras el accidente que él y el doctor Brown evitaron. Esta singularidad temporal se usa para que el científico obsesionado con viajar por el tiempo se enamore.

Según Doc, en el universo existen dos grandes misterios que siempre ha querido resolver. El primero consiste en averiguar cómo desplazarse a través de los períodos del tiempo, lo cual ha conseguido, mientras que el segundo lo comparte con otros hombres. Las mujeres. Si bien hasta ahora se había mostrado la pasión del personaje por la ciencia, en el último largometraje de esta trilogía se ahonda en el corazón de este peculiar genio. Sin cambiar su forma de ser ni aparentar ser alguien distinto, el doctor Brown conecta con la profesora a la que salva. Tanto él como Clara ven en el otro una belleza intelectual más allá del atractivo físico. Esta relación llevará, de nuevo, a Marty y su alocado amigo a intentar evitar la muerte de este último.

El viaje del joven McFly, cuyo peso en la trama de las dos anteriores entregas es más que palpable, se dirige hacia un sendero distinto. Al conocer a sus antepasados irlandeses, sabrá que uno de ellos falleció debido a perder los estribos cuando alguien le llamaba gallina como le ocurre a Marty. En Back to the Future II, el muchacho descubre que su carrera musical se desmorona tras sufrir un accidente automovilístico que le impedirá volver a tocar la guitarra, amargándose así la existencia. Dependerá de él si seguir ese posible futuro o no. En los numerosos enfrentamientos con Buford ‘Perro rabioso’ Tannen se verá cuánto ha madurado el chico en sus experiencias a través del tiempo.

Lee el resto de esta entrada

Viaje a tierras manganime

Estándar

Una atractiva exposición de turismo manganime, titulada Seguint les petjades dels nostres herois i heroïnes: el turisme del manga i l’anime, se puede visitar del diez de abril al nueve de mayo en la biblioteca Ignasi Iglésias – Can Fabra conjuntamente con otra llamada Micro Jump-Toei Exhibition: els objectes més desitjats dels fans. La segunda de estas muestras recoge material único de varios mangas mientras que la primera, que ocupa más espacio en la biblioteca, recorre las localizaciones reales en las que se ha inspirado la geografía de obras como Rurouni Kenshin, Shin Chan, Ranma ½, Love Hina, películas de Studio Ghibli, etc. Fotografías, mapas, merchandising y maquetas a pequeña escala de construcciones arquitectónicas japonesas configuran el recorrido por el que se transita al contemplar esta exposición. Acompañadme en este viaje a las tierras en las que habita el manganime.

Tras las puertas de la biblioteca Ignasi Iglésias – Can Fabra se puede caminar por cualquiera de las dos muestras que esta alberga en el orden en que el visitante desee. La más cercana es, a su vez, la más efímera. Se trata de Micro Jump-Toei Exhibition: els objectes més desitjats dels fans. En ella los ojos del otaku brillan de emoción debido a réplicas autentificadas por Bird Studio y Toei Animation de páginas de cómic japonés, cels y gengas así como merchandising de toda clase. En las paredes de la exposición destacan copias autentificadas de mangas como Rurouni Kenshin, Yu Yu Hakusho, Dr. Slump o Dragon Ball. Los fans de estos shōnens disfrutarán ante la batalla entre Shishio y Kenshin, el dragón de llamas negras de Hiei o varias instantáneas de las peleas de Goku. Por otro lado, en dos mesas cubiertas por cristales protectores hay esparcidas piezas de coleccionismo de las obras mencionadas anteriormente junto con material en donde aparecen personajes de Captain Tsubasa, Kinnikuman además de los personajes de los cómics japoneses anteriores.

Seguint les petjades dels nostres herois i heroïnes: el turisme del manga i l’anime da la bienvenida al público con un torii detrás del cual nos introducimos en una sala donde haremos turismos a través del mundo manganime en tres localizaciones: Japón contemporáneo, Japón feudal y espacios europeos. Iniciando el trayecto en el país del sol naciente, la primera parada es Tama que es la ciudad en la que se desarrolla el film Susurros del corazón (Yoshifumi Kondō, Studio Ghibli, 1995). En la pared de la exposición cuelgan carteles informativos que describen los rincones reales por los que pasean los personajes de películas y series de animación japonesa. En el caso de la población de esta región de Kanto vemos imágenes comparativas entre los espacios por los que transitan Shizuku Tsukishima y Seiji Amasawa con los reales. Acompañando estas instantáneas se adjunta un mapa que reúne puntos del Tama ficticio, logrando así que el visitante recorra cada recoveco de la población que aparece en este largometraje de Studio Ghibli. El mismo método se repite en los sucesivos puntos del viaje turístico por mangas y animes emblemáticos. Lee el resto de esta entrada