Amante precoz

Estándar

El diablo en el cuerpoEn la Francia de la Primera Guerra Mundial esta sirve como pretexto para que el protagonista de quince años de El diablo en el cuerpo (Le Diable au corps, Éditions Grasset, París, 1923), traducido por Lourdes Carriedo en la edición de Cátedra (1990), de Raymond Radiguet (París 1903 – 1923) tenga un affaire con Marthe, una chica tres años mayor que él, que está casada con un soldado francés que lucha por su patria en el frente. En su ausencia, ella caerá en una red de amor autodestructivo tejida por su joven amante. Esta relación adultera es narrada en primera persona por el protagonista al que no se le da nombre. Él, desde un presente posterior a la trama, relatará su rebeldía en el colegio tres años antes de su primera experiencia amorosa para después narrar con cinismo el desarrollo de esta. Su relación con Marthe estará llena de mentiras, dominación de él sobre ella y crueldad mezclada con pasión amorosa convirtiendo a los dos en una pareja que se daña mutuamente siendo la muchacha quien más sufre, ya que se somete a las órdenes de su querido como una esclava.

Esta relación adultera está enmarcada dentro de la sociedad burguesa francesa de principios del siglo XX en la que, según refleja el texto, se le da mucha importancia a la fidelidad en el matrimonio y cuando una mujer la rompe se vuelve el blanco de las habladurías de los demás. El amante de Marthe, creyendo que nadie sospecha de su aventura, se transforma en un experto en inventarse excusas que justifiquen el tiempo que pasa con ella aunque más adelante las personas que les rodean imaginarán la verdad. El único que lo desconoce es Jacques que está luchando en el frente durante la guerra. Cuando consigue permisos para volver a casa, su papel en el triángulo amoroso del que forma parte sin saberlo apenas se intuye porque sólo se le conoce por lo que cuenta Marthe quien, aprendiendo del protagonista, tergiversa lo que ha estado haciendo con su marido en sus escasas visitas. Por ello, el soldado en este terceto es alguien aislado siendo prácticamente invisible como esposo.

Marthe y el narrador mantienen un vínculo de poder en el que ella se somete a los deseos de él y obedece sus órdenes siendo incapaz de llevar las riendas de la relación. En cambio, el chico, pese a ser menor de edad, es el ser dominante en la pareja. Desde el principio, él moldea las decisiones de Marthe a su capricho creando así una concepción del amor en la que este es sinónimo de egoísmo, lo cual encaja con una visión inmadura de este sentimiento a la vez que él pretende ser más maduro que ella como si este anhelo hiciera que pasara de ser un niño a un adulto. Por otro lado, cuando percibe que Marthe empieza a comportarse como él está orgulloso de ello puesto que cree que la transformación gradual es fruto del amor tan intenso e hiriente que sienten los dos.

Si bien el protagonista antes de conocer a su amante pasa tiempo en la escuela, en casa y con los amigos, estos espacios comunes en los que interactúa con otras personas van menguando a la vez que sus sentimientos hacia Marthe crecen haciendo que casi no pase tiempo en el colegio, con sus amistades o con su familia. Todo su mundo gira en torno a ella y lo demás no existe. No importa si su amorío está repleto de mentiras, adulterio o toxicidad entre los dos, ya que él cree que todos estos elementos constituyen una relación romántica. Como narrador, reflexiona sobre estas experiencias pasadas que justifica al creer que el amor es egoísmo aunque en perspectiva contempla esta primera experiencia amatoria desde el cinismo.

El título de la novela probablemente haga referencia a la actitud del protagonista frente a su relación con las chicas dentro del marco social en el que se mueve. Por ejemplo, cuando era pequeño le envió una carta de amor a una niña que fue confiscada por el director del colegio que, tras lo ocurrido, le tildó de Don Juan para que el niño se sintiera culpable por lo que había hecho cuando según la moralidad del chaval aquello apenas tenía importancia mientras que para los adultos suponía una sinvergonzonería. Por ello, esta escena infantil ya advierte un atisbo de lo que este diablo hará con sus futuras parejas, en concreto, con Marthe.

En definitiva, El diablo en el cuerpo es una obra que narra el amor tóxico entre un adolescente y una mujer casada que sucumbe a los deseos del muchacho pese a que esto suponga serle infiel a un marido ausente, romper con los códigos éticos de la sociedad burguesa en la que vive o ser partícipe de una relación autodestructiva en la que el amor se bate con dos cucharadas de mentiras y un una doble dosis de egoísmo según el narrador – protagonista.

Raymond Radiguet

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s